Top

INFORME SOFA 2016

«El cambio climático nos devuelve a la incertidumbre del tiempo en que eramos cazadores»

Así se manifiesta el director general de la FAO. «Ya no podemos garantizar que recolectaremos la cosecha que hemos plantado». Por eso, José Graziano apuesta por una rápida transformación de los sistemas agrícolas, para que dejen de ser «importantes emisores de gases de efecto invernadero» a nivel mundial

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
Navegue usando los números

Transformar la agricultura

La agricultura será una cuestión prioritaria en la próxima Cumbre Climática, que acoge Marruecos en noviembre.- ABC
R.P.E. - Actualizado: Guardado en:

«El uso adecuado de la tierra mejora la calidad y fertilidad de los suelos y ayuda a mitigar el incremento del dióxido de carbono atmosférico», explica José Graziano da Silva, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el prólogo del recién publicado informe SAFO 2016, sobre el estado mundial de la agricultura y la alimentación.

La agricultura es clave para resolver los dos mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad

«La agricultura ha sido siempre la interfaz entre los recursos naturales y la actividad humana. Hoy, posee la clave para resolver los dos mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad: la erradicación de la pobreza y el mantenimiento de un corredor climático estable en el que puede prosperar civilización», subraya el máximo responsable de la FAO.

Naciones Unidas prevé que la demanda mundial de alimentos en el año 2050 aumente, al menos, un 60% con respecto a los niveles de 2006, impulsada por el crecimiento demográfico y de los ingresos, así como por la rápida urbanización.

Un retraso a la hora de transformar los sectores agrícolas, pues, obligaría a los países más pobres a combatir la pobreza, el hambre y el cambio climático al mismo tiempo, señala el organismo. «Si no se actúa, la agricultura seguirá siendo un importante emisor mundial de gases de efecto invernadero», asegura Graziano.

Invertir en agricultura

El momento para invertir en agricultura y desarrollo rural es ahora, puntualizan desde la FAO. Sin embargo, la financiación disponible para el sector se sitúa muy por debajo de las necesidades que debería cubrir, subraya el informe. Los pequeños productores de los países en desarrollo siguen encontrando importantes obstáculos a la hora de acceder al crédito con el que apostar por la implementación de las nuevas tecnologías y prácticas sostenibles en sus cultivos. Y las mujeres que se dedican a la agricultura tienen aún más problemas.

Apostar por la diversificación de los sistemas agropecuarios y la integración de cultivos, ganado y árboles

Tanto en las regiones templadas como tropicales se ha comprobado, apunta Naciones Unidas, que la diversificación de los sistemas agropecuarios y la integración de cultivos, ganado y árboles favorece la eficiencia de las explotaciones agrícolas, reduce la intensidad de las emisiones de gases contaminantes y eleva la productividad.

En los países en desarrollo viven cerca de 500 millones de familias de pequeños agricultores que producen alimentos y otros productos agrícolas dentro de una enorme variedad de condiciones agroecológicas y socioeconómicas. «Las soluciones tienen que adaptarse a éstas: no hay una solución única para todos los casos», insiste Graziano.

Marruecos

El informe, por ejemplo, aporta evidencias de que la adopción de prácticas «climáticamente inteligentes», como variedades de cultivos eficientes en el uso de nitrógeno y tolerantes al calor, reduciría el número de personas en riesgo de subalimentación en más de 100 millones de personas.

La agricultura será una cuestión prioritaria en la próxima Conferencia de las Partes que integran la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Marruecos acoge esta 22ª reunión internacional, que se inaugura el 7 de noviembre.

El cambio climático está afectando a la seguridad alimentaria

«No hay duda de que el cambio climático está afectando a la seguridad alimentaria», advierte Graziano. «El cambio climático nos devuelve a la incertidumbre del tiempo en que eramos cazadores y recolectores. Ya no podemos garantizar que recogeremos la cosecha que hemos plantado», concluye.

El domingo, como cada 16 de octubre, se celebró el Día Mundial de la Alimentación. Este año, el lema fue, precisamente: «El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también».

Posibles efectos del cambio climático por regiones para 2030

La regiones más afectadas por los efectos negativos del cambio climático en 2030 serán África subsahariana, Asia meridional y el sudeste asiático-
R.P.E. - Actualizado: Guardado en:

En cuanto a la agricultura y la ganadería, el informe SAFO prevé para el año 2030, por ejemplo, que el cambio climático obligará a los granjeros de las islas del Pacífico a gestionar sequías más prolongadas y precipitaciones más intensas. En Asia, las temperaturas más altas durante las fases críticas del crecimiento del arroz causarán una disminución en los rendimientos del cultivo en gran parte del continente. Y el estrés térmico unido a la menor calidad de los forrajes reducirán la producción de leche y el engorde de las vacas en América del Norte.

Para el sector de la pesca y la acuicultura, Naciones Unidas pronostica el hundimiento de los sistemas de los arrecifes de coral en América Latina y el Caribe como consecuencia de los impactos negativos que el cambio climático operará en la fisiología de las especies de peces de agua dulce. En África oriental, por su parte, el sector también se verá afectado por el calentamiento, así como por la falta de oxígeno, la acidificación y los patógenos presentes en los mares y océanos.

La regiones más afectadas por el hambre serán África subsahariana, Asia meridional y el sudeste asiático

Por último, para la actividad forestal la FAO estima una disminución de las lluvias de verano en Oriente Próximo, conduciendo a una grave escasez de agua que lastrará el crecimiento de los bosques. Los veranos cada vez más cálidos en América del Norte y Europa también aumentarán el riesgo de incendios forestales hasta un 30%. Mientras, en el Pacífico, los fenómenos meteorológicos extremos ocasionarán daños a los valiosos manglares. Y en Asia muchas especies forestales se enfrentarán a la extinción (al combinarse los efectos del cambio climático con los de la fragmentación de los hábitats).

La FAO advierte de que la estrategia de «seguir haciendo como siempre» puede convertir a millones de personas más en víctimas del hambre en África subsahariana, Asia meridional y el sudeste asitático. Coyuntura que «no sucedería en un futuro sin cambio climático», puntualizan.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios