Piden el cierre del mercado interno de marfil de Japón
Piden el cierre del mercado interno de marfil de Japón - Servicio de Aduanas de Shijiazhuang (China)

Piden a Japón que cierre su mercado interno de marfil

Un informe de la organización Traffic asegura que en el país asiático existe la exportación ilegal de este material gracias a lagunas regulatorias

Actualizado:

Redes criminales transnacionales bien organizadas y un mercado interno mal regulado se encuentran entre los factores que hacen de Japón un objetivo lucrativo para la adquisición de productos de marfil para la exportación ilegal, asegura la organización Traffic, que ha pedido el cierre del mercado interno de marfil de Japón de conformidad con la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites).

«Ivory Towers», una evaluación del comercio de marfil y el mercado interno de Japón realizada por Traffic y publicada hoy, presenta los resultados de encuestas y entrevistas realizadas en mercados físicos y en línea en el país asiático entre mayo y septiembre de 2017.

El informe ha revelado la tendencia creciente de la demanda marfil en los mercados nacionales de antigüedades y turísticos de Japón. El marfil sería, pues, adquirido de forma habitual tanto por agentes dedicados a las exportaciones ilegales de marfil como por los visitantes que cada año recibe el país asiático.

Japón sigue siendo uno de los mercados nacionales de marfil más grandes del mundo, asegura Traffic, y cuenta con una activa industria de fabricación de marfil, aunque cada vez más reducida, detalla la organización en una nota. Japón también dispone de importantes reservas de colmillos en bruto de propiedad privada, un legado cultural de su comercio pasado.

Japón sigue siendo uno de los mercados nacionales de marfil más grandes del mundo

«El mercado doméstico de marfil en Japón no regulado en gran medida contribuye al comercio ilegal, una condición considerada por las Partes en la Cites para impeler hacia una regulación mucho más estricta e incluso el cierre del mercado», comenta Tomomi Kitade, autor del informe. «Es imperativo que se reconozca el papel de Japón en el comercio internacional ilegal de marfil y que se tomen medidas urgentes para abordar la exportación ilegal en curso y cerrar las brechas regulatorias que están facilitando dicha actividad criminal», agregó Kitade.

Las leyes actuales regulan las empresas de marfil, pero no el comercio entre individuos, excepto en en el caso de los colmillos. Está previsto que las reformas propuestas a la Ley nacional para la conservación de la fauna y flora silvestres en peligro entren en vigor en junio de 2018. «Hemos descubierto ya graves lagunas en la misma que amenazan con continuar socavando los esfuerzos para combatir la actividad ilegal», subrayan desde Traffic.

La actividad ilegal sigue siendo generalizada, explican desde la organización. Tras sus entrevistas encubiertas con vendedores de marfil encontraron que el 73% promovía activamente la compra que conducía a exportaciones ilegales de marfil e incluso asesoraba a los turistas sobre la mejor manera de ocultar productos de marfil sin permisos en el equipaje.

Decomisos

Las conclusiones del estudio están respaldadas por una revisión de los registros de decomisos de marfil en Japón, que revelan un aumento significativo de las exportaciones ilegales, alcanzando un total de 2,42 toneladas de marfil incautadas entre 2011 y 2016. Por el contrario, señala Traffic, las incautaciones relativas a importaciones ilegales durante el mismo período supusieron solo 43 kilos. En general, estas actividades documentadas indican que los productos de marfil, principalmente (95%), se exportan ilegalmente de Japón a China.

Traffic también ha constatado que las plataformas en línea se utilizan, sobre todo, para la venta de productos de marfil trabajado. Siendo China, de nuevo, el país de destino con más compradores.

Cincuenta y cinco elefantes son cazados diariamente para elaborar productos de marfil

«Mientras contamos hasta el 31 de diciembre marcando el cierre del comercio legal de marfil de China, instamos a Japón y otros países clave a seguir su ejemplo. Es probable que los viajeros regulares continúen comprando marfil y los datos sugieren que algunos mercados de marfil se están preparando para dirigirse ya a los turistas chinos. No obstante, debemos anular esta tendencia. Con un promedio de 55 elefantes cazados diariamente para elaborar productos de marfil, no podemos permitir que los mercados de marfil permanezcan abiertos», concluye Gavin Edwards, director de Conservación de WWF en Hong Kong.