Donald Trump y su esposa Melania guardan un momento de silencio en memoria de las víctimas de Las Vegas
Donald Trump y su esposa Melania guardan un momento de silencio en memoria de las víctimas de Las Vegas - Reuters

El tiroteo de Las Vegas reabre las críticas a la Asociación Nacional del Rifle

Clinton avisa de que el silenciador que piden legalizar multiplicaría las víctimas

Actualizado:

Como cada vez que un tiroteo rasga la conciencia de los estadounidenses, la Asociación Nacional del Rifle vuelve a ser, tras la matanza en Las Vegas, la diana de las críticas de un amplio sector de la sociedad. Considerado uno de los grandes poderes fácticos y gran instigador de la facilidad con la que se puede conseguir cualquier arma en Estados Unidos, no descansa en su continua labor de lobby con la que presiona en el Congreso, primordialmente a los republicanos, más cercanos en ideología y sobre todo en intereses.

Tras los ocho años en los que Obama amenazó su negocio con leyes de limitación del acceso a las armas, que nunca se llegaron a aprobar, la llegada a la Casa Blanca de un «gun friendly» (partidario del uso libre de armas que protege la segunda enmienda) como Donald Trump ha supuesto un respiro para la polémica organización. Es más, sus expectativas de mejorar el negocio han crecido, por lo que intenta aprovechar la oportunidad.

Eso explica que en la primera mitad de este año, la NRA (siglas en inglés) haya invertido más en su actividad de lobby que en todo el año anterior. Un total de 3,2 millones de dólares.

Nuevos negocios

Entre los 81 proyectos de ley que aspira a hacer realidad la primera asociación de derechos civiles fundada en el país, sobresale la desregulación de la compra y el uso de silenciadores, para que sean igual de accesibles que las armas. Este lunes, la senadora y última candidata demócrata, Hillary Clinton, además de llamar a «levantarse contra la asociación», alertó sobre los peligros de una nueva legislación como esa y se preguntó «cuántas muertes habría habido en Las Vegas si el pistolero hubiera contado con un silenciador».

Tal y como se produjo el tiroteo, el estruendoso repiqueteo de los fusiles de asalto fue determinante, junto con la posterior reacción de pánico de los asistentes, para que la multitud que asistía al concierto corriera a ponerse a cubierto de forma casi inmediata.

Los años anteriores, en los que el mayor poder demócrata amenazaba sus ganancias, además de incrementar sus ventas por el efecto llamada de una legislación restrictiva, la Asociación del Rifle decidió diversificar su negocio ante el riesgo de un futuro menos boyante.

Este ejercicio, se ha vendido un 10% menos de armas que en 2016, lo que no impide que 75 millones de estadounidenses tengan al menos una en propiedad. Además de los cursos para aprender a disparar y la oferta de disparar con simulaciones, entró en el negocio de los seguros para los portadores de armas.