Internacional

El populista Tsipras reelegido sin oposición al frente de Syriza

El primer ministro no recibió críticas en el cónclave de una coalición radical desgastada por su gestión en el poder

Tsipras, ante el congreso de Syriza
Tsipras, ante el congreso de Syriza - EFE

Volvió a triunfar: el primer ministro griego, Alexis Tsipras, fue reelegido presidente de Syriza, la Coalición de la Izquierda Radical, al finalizar ayer tarde su segundo congreso. De los 2.926 participantes, votaron 2.758 y Tsipras, el único candidato a la presidencia, consiguió 2.548, un 92,39% de los votos. En el congreso se eligió también a los 151 miembros del comité central, los auditores y una nueva organización regional. Nadie cuestionó la figura de Alexis Tsipras. Pero si existieron críticas sobre la distancia entre la ideología de izquierda de la coalición y la política pragmática del Gobierno, contraria a muchas de sus promesas electorales radicales.

Ahora será el nuevo Comité Central el que deberá reunirse lo antes posible para elegir al nuevo secretario general del partido y a su secretaría política. Se ha filtrado que Tsipras desea que el nuevo secretario general sea uno de sus ministros más destacados, un indicio de que habrá pronto cambios en el Ejecutivo.

Uno de estos ministros, Panos Skurletis, titular de Energía y Medio Ambiente, que acostumbra a dificultar las privatizaciones y muchas reformas impuestas por el programa de ajustes que acompaña al rescate, se descartó para este puesto. Pero los medios griegos comentan que posiblemente Tsipras pensaba en él cuando en su discurso pronunció dos frases lapidarias: «Es más importante para un miembro del partido ser elegido miembro de la Secretaría Política que ser ministro» y «los cargos ministeriales no se conceden con criterios permanentes».

No al adelanto electoral

Tsipras dejó bien claro en su segunda intervención el sábado en este congreso que por un lado espera que se consiga «una reducción significativa de la deuda pública griega», un mensaje claro a los acreedores y también al electorado. Porque el presidente del partido y primer ministro ha insistido en que pronto el país saldrá de esta crisis, cerrando este año con crecimiento económico. Y por el otro denunció un golpe de estado de los medios helenos que quieren que caiga su gobierno (refiriéndose a la controvertida subasta de canales televisivos que la oposición no acepta) y recordó que el gobierno se encuentra en un momento crítico. Asimismo insistió en que las elecciones generales se celebrarán en el 2019 y no antes. Ello contradice directamente las declaraciones del presidente del partido centrista Vasilis Levendis en un dominical: asegura que habrá elecciones el próximo mes de enero.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios