Internacional

La policía alemana detiene al presunto terrorista sirio fugado

A Jaber Albakr, de 22 años, se le consideraba «peligroso»

EFE Berlín - Actualizado: Guardado en:

La Policía de Sajonia ha detenido al joven refugiado sirio fugado el sábado tras hallarse en su domicilio en Chemnitz (este de Alemania) explosivos para cometer un atentado.

La policía informó esta madrugada a través de su cuenta en Twitter del arresto en la cercana ciudad de Leipzig de Jaber Albakr, de 22 años y al que se consideraba «peligroso».

«Estamos cansados pero felices», aseguraban las fuerzas de seguridad de ese Land alemán al poner fin a casi 48 horas de búsqueda del presunto terrorista.

El sospechoso, al que la Fiscalía Federal investiga por tratar de perpetrar un acto terrorista «de motivación islamista», se escapó el sábado a primera hora, cuando las fuerzas especiales estaban a punto de irrumpir en su vivienda.

El rotativo «Bild» publica hoy, citando fuentes de la investigación, que el tipo de explosivo hallado en la casa del joven sirio refuerza la tesis islamista, porque es peróxido de acetona (TATP), una fórmula empleada por Daesh en atentados como los de París y Bruselas.

El TATP es una sustancia altamente explosiva que puede fabricarse con materiales relativamente accesibles, como ácido sulfúrico, peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) y acetona, y que es muy sensible a la temperatura, la fricción y el impacto.

El semanario «Der Spiegel» difundió ayer por su parte que el sospechoso llegó el 18 de febrero del año pasado a Alemania por Baviera, con la avalancha de refugiados, y dos semanas después solicitó formalmente asilo con un pasaporte sirio con la identificación N009801845, petición que fue concedida a mediados de junio.

La Policía sajona, que tiene previsto celebrar hoy una rueda de prensa a las 13.30 hora local (11.30 GMT), detuvo a tres personas el mismo sábado y al menos a otra más ayer, ésta última durante un registro en Chemnitz, todas ellas por tener una relación estable con el principal sospechoso.

Tan solo para uno de ellos se ha dictado prisión preventiva, el sirio que formalmente aparecía como inquilino de la vivienda en la que residía Albakr, al que se acusa de complicidad en la preparación de un acto violento para poner en peligro la seguridad del Estado.

Durante la búsqueda del sospechoso, las medidas de seguridad se incrementaron en las «infraestructuras críticas» de todo el país, una denominación que incluye estaciones de tren y aeropuertos, como los dos de Berlín, ciudad que se encuentra a unos 250 kilómetros de Chemnitz.

Alemania sufrió dos ataques yihadistas en julio, ambos perpetrados por solicitantes de asilo, en los que murieron los dos terroristas y veinte personas resultaron heridas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios