Angela Merkel, junto al líder de las juventudes de la Unión Cristianodemócrata, Paul Ziemiak, este sábado en Dresde
Angela Merkel, junto al líder de las juventudes de la Unión Cristianodemócrata, Paul Ziemiak, este sábado en Dresde - Efe

Merkel anuncia que un congreso de la CDU votará el acuerdo de «coalición Jamaica»

Con este anuncio, la canciller alemana hace oficial el inicio de conversaciones para formar gobierno con Los Verdes y el partido liberal

Corresponsal en BerlínActualizado:

Angela Merkel aprovechó su aparición este sábado en un encuentro de las juventudes la Unión Cristianodemócrata (CDU) para anunciar que someterá el acuerdo de formación de gobierno de la «coalición Jamaica» a votación en un congreso extraordinario del partido. «Estoy de acuerdo en que la CDU pueda en un congreso discutir y ratificar un posible acuerdo de coalición», avanzó. Una decisión que supone un cambio con respecto a la fórmula elegida hasta ahora por su partido para aprobar las negociaciones de coalición, para las que siempre había bastado el respaldo de la cúpula.

La canciller equipara así a la CDU a otros partidos alemanes, como el socialdemócrata, que ya recurrían a este tipo de ratificación de los acuerdos y a la vez responde a las voces que desde la CDU han pedido quetenga más en cuenta al partido y su futuro en la formación de gobierno. Esas voces se referían más bien a nombramiento de cargos y Merkel les ofrece responsabilidad en la defensa del acuerdo ante las bases.

Con este anuncio, hacía oficial además el inicio de conversaciones con Los Verdes y con el partido liberal (FDP). «Van a ser negociaciones complicadas pero se trata de formar un gobierno solvente y quiero que se lleve a cabo», explicó. Las mayores dificultades que tendrá que enfrentar, y de ahí la conveniencia de que sea un congreso del partido el que dé el visto bueno definitivo, son de tipo familiar.

Merkel tiene marcadas sus prioridades para esta legislatura en asuntos internacionales, sobre todo la UE

El partido hermano bávaro Unión Socialcristiana (CSU) se presenta como el gran escollo a salvar porque exige fijar un límite anual a la llegada de refugiados que cifra en 200.000 al año. «Respecto a la política de asilo Alemania no tiene límite», repitió Merkel este sábado, arrancando un aplauso de los jóvenes de la CDU y adelantando su posición de partida en la reunión que mantendrá a lo largo del domingo con el presidente de Baviera y líder de la CSU, Horst Seehofer.

Los jóvenes de la CDU criticaron en los peores meses de 2015 algunas de las decisiones de Merkel, cuando nadie en el partido osaba alzar la voz contra la canciller alemana, pero están muy lejos de la exigencia del techo de asilo. Merkel hizo este sábado un llamamiento a la concordia y prometió buscar una solución que contentase a todas las partes, lo que sugiere que tiene pensada alguna rebaja con la que saciar las expectativas de Seehofer al respecto. «Ahora tenemos por delante una nueva tarea: poner en práctica el mandato de las urnas. La crisis de refugiados ha sacudido a la CDU y a la CSU como ningún otro tema antes. Voy a hacer todo lo posible para buscar una solución que no obligue a nadie a desmentirse, pero la política de asilo alemana no contempla límites», recalcó.

En busca del relevo

El anuncio de Merkel sobre el inicio de conversaciones para un futuro Gobierno en Alemania coincidía con la publicación de una encuesta encargada por la agencia estatal alemana DPA, según la cual más de un tercio de los alemanes son partidarios de que la canciller no complete el mandato de cuatro años al frente de la potencia europea que logró revalidar en las elecciones del 24 de septiembre. Concretamente, un 36% aboga por que no termine la legislatura como jefa de Gobierno y es favorable a que Merkel ceda su cargo antes de 2021, lo que pone de relieve la necesidad de ir perfilando relevos de liderazgo.

La decisión de dejar al partido la rúbrica y por tanto una vía de intervención en las negociaciones, apunta también a que Merkel tiene marcadas sus prioridades para esta legislatura en asuntos internacionales y muy especialmente en la Unión Europea. Inmediatamente después de hacerse la foto con Seehofer y agitar la bandera de salida de las negociaciones jamaicanas, la canciller acudirá el lunes a la Feria del Libro de Fránkfurt para hacerse allí la verdadera foto de arranque de negociación, la que se hará con el presidente francés Macron. Ansioso por avanzar velozmente con sus imaginativas propuestas que apuntan a la profundización de la integración continental, con un presupuesto europeo unificado, un parlamento común, una suerte de Mini Fondo Monetario europeo y un ministro de Finanzas único para Europa, Merkel se propone atarlas a un presupuesto común menor en su envergadura y reducirlas a su verdadera factibilidad.

Merkel desea además avanzar en la necesidad de que Alemania adopte un rol más protagónico en el escenario mundial, por la defección de Donald Trump, en la tarea de defender los valores centrales de Occidente y ante el fuerte aumento de la influencia y presencia de China y Rusia en todos los rincones del mapa. Esto requerirá que Alemania cumpla sus promesas y aumente su músculo militar con la asignación al mismo del 2% de su PBI.

Y además se enfrenta al difícil reto de abordar todos esos objetivos con la dificultad añadida que supondrá la presencia en el Bundestag del partido agitador, anti europeo y anti extranjeros Alternativa para Alemania (AfD), con la meta de dejar que se retrate a sí mismo y termine despareciendo por sí solo del parlamento al final de la legislatura.