Imagen de la fachada de la Embajada española en Atenas hoy
Imagen de la fachada de la Embajada española en Atenas hoy - REUTERS

Un grupo anarquista asalta la Embajada de España en Atenas en solidaridad con los independentistas

Dieciocho anarquistas han sido arrestados por la policía griega

Corresponsal en AtenasActualizado:

Un grupo de anarquistas griegos ha irrumpido este miércoles en el edificio de la Cancillería de la Embajada de España en Grecia para mostrar su solidaridad con Cataluña y protestando contra las cargas policiales. La entrada se efectuó hacia las 10.10, aprovechando una ventana abierta, para evitar la entrada principal, vigilada por cámaras de seguridad y por dos policías griegos. Tras permanecer pacíficamente una hora en las oficinas de la Embajada, que llenaron de octavillas, los anarquistas abandonaron pacíficamente edificio, esta vez por la entrada principal y fueron llevados a comisaría. La policía ha informado que se han arrestado a dieciocho personas.

Las octavillas que dejaron tras ellos, dentro y fuera del edificio neoclásico dónde se encuentra situada la Cancillería, están firmadas por el grupo Rubicón, «miembro de la Confederación Anarquista». «El nacionalismo es una de las enfermedades sociales más graves, contagiosas y mortales», agregando que «se camufla detrás de toda injusticia social imaginable, cada división de clase, creando la base para la lucha entre en nombre de sus dueños presentes o futuros». Se manifestaron «contra los oprimidos en Cataluña, en el País Vasco, en España». «Nos oponemos a la violencia y a la represión estatal», exclamaron.

Los activistas de este grupo llevan tiempo actuando en Grecia, entrando en el Banco de Grecia, algunas delegaciones de Hacienda y ministerios. Se han manifestado también frente a los domicilios particulares de políticos, comenzando por el líder de la oposición Kiriakos Mitsotakis, las oficinas de la compañía Siemens, de las líneas aéreas turcas etc. Unas veces lo hacen de forma pacífica y en otras se registran daños materiales. La actuación más conocida de este año fue cuando varios anarquistas entraron en el patio del Parlamento griego este verano, para protestar a favor de una joven griega encarcelada y el propio Presidente del hemiciclo dio orden para que se les dejara salir libremente, algo que fue muy criticado por la oposición.