CLAVES DE LATINOAMÉRICA

La gran prensa latinoamericana critica el desafío catalán

Los principales diarios culpan a la Generalitat de actuar de manera irresponsable y sectaria

Actualizado:

La opinión pública latinoamericana ha seguido con asombro los acontecimientos de las últimas semanas en España relacionados con la pretensión independentista del soberanismo catalán. Diarios como «El Mercurio» (Chile), «La Nación» (Argentina), «El Tiempo» (Colombia) y «La Fohla de S. Paulo» (Brasil) –auténticas instituciones entre los medios del continente americano–, se han pronunciado en sus editoriales contra el extremismo unilateral de la Generalitat catalana. No todos hacen una defensa acérrima de la gestión del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pero sí consideran que el jefe del Ejecutivo catalán, Carles Puigdemont, ha planteado un desafío que debe contestarse.

«Cataluña es parte de España»

El editorial más enérgico fue el publicado el día 6 de octubre por «La Nación». El diario bonaerense se pone del lado del Gobierno español al descalificar la pretensión de «autodeterminación» de los soberanistas catalanes y ridiculiza la expresión «desconectarse de España». Además de recordar que el «muy cuestionado» referéndum del 1 de octubre había sido suspendido por el Tribunal Constitucional, el editorial «Cataluña: el diálogo, única salida» rechaza que Cataluña pueda invocar el derecho de autodeterminación, pues «no se trata de un proceso de descolonización, como fue el de Zimbabwe, ni de un caso de opresión, como en su momento ocurrió en Kosovo».

Si las tozudas autoridades catalanas cierran esa puerta, serán responsables de todo cuanto pueda suceder»«La Nación», Buenos Aires

Según «La Nación», el Gobierno español «ha anunciado, como correspondía, que hará todo lo que permite la ley si los catalanes irresponsablemente se proclaman independientes». Tras este claro pronunciamiento, el editorial procede a otro aún más categórico: «Cataluña es obviamente parte de España». El diario termina con una llamada al diálogo, pero en el marco del autonomismo o un posible federalismo. «Si las tozudas autoridades catalanas cierran esa puerta, serán responsables de todo cuanto pueda suceder. Frente a su propio pueblo y frente a la historia», concluye.

Puigdemont, «principal culpable»

«El Mercurio» de Santiago de Chile destaca «el daño que el desafío planteado por el gobierno autonómico ha hecho a la democracia española». En un editorial del 3 de octubre, titulado «Crisis institucional en España», señala a Puigdemont y a la Cámara autonómica catalana como «los culpables principales» de la crisis institucional, pues «actuaron con sectarismo y total desprecio a la Constitución, el estatuto de Cataluña, a sus representantes democráticos y a las leyes». El diario atribuye a Rajoy el «error» de no haber previsto que Puigdemont «jugaría sus cartas hasta el límite», e indica que el uso de la fuerza por parte de la Policía ha sido aprovechado por el victimismo nacionalista.

La fórmula para obligar a Madrid a iniciar un proceso de cambio ha sido brutal y rupturista»«El Mercurio», Santiago de Chile

«Es evidente que el camino tomado por los actuales dirigentes independentistas es arriesgado y supone una unidad monolítica en Cataluña, la cual no existe», añade el diario chileno. Para «El Mercurio», el independentismo no puede construir argumentos a partir de «unos comicios irregulares en que era alta la posibilidad de votar dos veces». Si lo que Puigdemont y los suyos han querido hacer es provocar una negociación, «su fórmula para obligar a Madrid a iniciar un proceso de cambio a los estatutos autonómicos y eventual independencia ha sido brutal y rupturista, y, en este momento, es difícil que encuentre en Madrid a alguien dispuesto a entregarle lo que pide». El país en su conjunto debe encontrar pronto una salida política, «por el bien de España, que muestra, bajo el gobierno de Rajoy, una recuperación económica y social notable».

El plebiscito, «acto temerario»

Desde Sao Paulo, el diario brasileño de mayor reputación califica de «acto temerario» el plebiscito que quiso organizar la Generalitat, que derivó en un «choque predecible» entre las fuerzas de seguridad y los separatistas. El editorial «Cataluña en jaque», publicado por «La Folha de S. Paulo» el 7 de octubre, advierte de que si el Parlamento catalán se reúne para una declaración de independencia caerá en «otro incumplimiento de una sentencia del Tribunal Constitucional». Esa «intransigencia» soberanista puede llevar a Rajoy «a tomar una actitud más drástica».

«Ocioso decir que el comportamiento del líder catalán contribuyó decisivamente al tamaño potencial del conflicto. Sin embargo, Rajoy ha sido, al menos, poco hábil en la conducción del tema», opina «La Folha». Y concluye: «Es evidente que una separación forzosa no interesa a ninguna de las partes. Se espera, pues, que Puigdemont ceda al buen sentido y que Rajoy acepte su posible retroceso, disponiéndose a dialogar».

«La trampa de los nacionalismos»

Por su parte, «El Tiempo» de Bogotá, alarmado por las imágenes de la actuación policial del 1 de octubre y las cifras de heridos ofrecida por la Generalitat, al día siguiente publicó el editorial «No era necesario», en el que culpa a Puigdemont del devenir de los acontecimientos, pero también a Rajoy de su gestión de los mismos. El diario colombiano, de todos modos, se pregunta si la movilización soberanista es realmente independentista o si más bien se alimenta de la rabia y del deseo de cambio que se observa en muchas sociedades occidentales.

«El Tiempo» estima «poco viable» una eventual secesión y llama resolver un conflicto en el que «todas sus posibles consecuencias tienen en común un escenario muy gris, en el que ganan muy pocos y pierden muchos. Tal vez pierda España toda». «Se trata de no caer en la trampa de los nacionalismos. De no morder ese anzuelo», advierte.