Internacional

Fuerzas iraquíes reconquistan la antigua ciudad asiria de Nimrud

La que fuera capital del imperio asirio era Patrimonio de la Humanidad cuyos restos históricos fueron completamente destruidos por los yihadistas en marzo de 2015

Un miembro de Daesh destruye un friso de Nimrad
Un miembro de Daesh destruye un friso de Nimrad - EPA
REUTERS/EP - abc_es - Actualizado: Guardado en:

El Ejército iraquí ha anunciado este domingo que ha recuperado la antigua ciudad de Nimrud —capital del imperio asirio— de manos de Daesh, un Patrimonio de la Humanidad cuyos restos históricos fueron completamente destruidos por los yihadistas en marzo de 2015.

A pesar de que gran parte de los restos históricos de la ciudad —como sus colosales «Toros Alados»— fueron trasladados hace años a Europa y Bagdad, el daño ha sido incalculable.

[Interactivo: Patrimonio cultural destruido en Irak y Siria]

El zigurat de Nimrud, construido hace 2.900 años, fue arrasado por los yihadistas entre el pasado mes de agosto y principios de octubre, y era considerado un tesoro de la Humanidad.

Aproximadamente por esas fechas, las fuerzas kurdoiraquíes peshmerga destruyeron el sitio arqueológico de Dur Sharrukin al cavar allí sus trincheras para proteger su ofensiva.

«Crimen de guerra»

El anuncio de la destrucción de Nimrud por parte de los yihadistas fue una terrible noticia para el patrimonio cultural mundial por su legado histórico y arqueológico, que la Unesco no dudó en calificar como «crimen de guerra» en marzo de 2015.

La ciudad de Nimrud, antes llamada Kalhu, fue designada en el siglo IX a.C capital de Asiria por Assurnasirpal II, función que desempeñó durante los siguientes 150 años. En el año 612 a.C. fue destruida en el curso de una invasión, si bien la parte de la ciudadela continuó siendo habitada.

La ciudad, situada al norte de Irak, junto al río Tigris, y considerada durante siglos una joya arqueológica (es Patrimonio de la Humanidad desde 195), contaba con una muralla de 8 kilómetros y un canal que transportaba el agua desde el alto Zab. En su sector suroeste se ubicaba la ciudadela, complejo que albergaba palacios y templos. Al noroeste se situaban el zigurat y los templos dedicados a Ninurta, Ishtar y Kimduru. Cerca, al sur del zigurat, se construyó el llamado palacio del Noroeste, cuyo salón del trono debió resultar magnífico, con sus paredes revestidas de bloques de piedra labrados en los que se mostraban escenas de caza, representaciones de dioses o éxitos militares del soberano. Los corredores del palacio estaban protegidos por figuras de leones y toros esculpidas en piedra, a modo de simbólica protección.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios