Fidel Castro ¿Cuál ha sido la causa de la muerte de Fidel Castro?

Su estado de salud siempre fue un misterio. Al dejar el poder, él mismo dijo que era «secreto de Estado»

Última fotografía tomada a Fidel Castro este año, junto al presidente de Vietnam, Tran Dai Quang - AFP
ABC Madridi - Actualizado: Guardado en:

«Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo que hoy, 25 de noviembre del 2016 a las 10 y 29 horas de la noche, falleció el comandante en jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Rus».

Así comenzaba la comparecencia de Raúl Castro, hermano de Fidel y presidente de Cuba, en el que se anunciaba al mundo entero la muerte del dictador a los 90 años de edad. [Sigue en directo las reacciones a la muerte del dictador]

Durante el breve mensaje, su hermano Raúl no mencionó las causas de su fallecimiento, algo poco sorprendente porque siempre reinó el silencio respecto a su estado de salud. El propio Fidel dijo tras anunciar que entregaba el poder a su hermano en 2006 que su salud era un secreto de Estado. «En la situación específica de Cuba, debido a los planes del imperio (Estados Unidos), mi estado de salud se convierte en un secreto de Estado».

Se negó a someterse a una colostomía

La enfermedad que situó ese año a Fidel Castro «al borde de la muerte» y le obligó a dejar su omnímodo poder en manos de su hermano fue una diverticulitis de colon, según los cables de WikiLeaks. Consiste en la inflamación de los divertículos, protuberancias en el tramo final del intestino que el 26 de julio de 2006 le causó una gran hemorragia durante un viaje en avión. La perforación en el intestino grueso le obligaba a someterse a una colostomía (procedimiento quirúrgico en el que se saca un extremo del intestino grueso a través de una abertura hecha en la pared abdominal). Pero se negó a tal «humillación» y pasó por varias operaciones y complicaciones. Al final, llamaron al médico español y quien fuera jefe del servicio de cirugía del hospital Gregorio Marañón de Madrid, José Luis García Sabrido, y que desmintió que fuera cáncer.

Pero Juan Reinaldo Sánchez, su escolta durante 17 años, explicó en un libro que en 1983 fue tratado de una úlcera cancerosa, que se le reprodujo en 1992. Castro admitió que «llegó a estar muerto» y se sentía como un «resucitado». El declive desde 2006 fue notorio. Un año después de su intervención, en mayo de 2007, Castro aludió a su enfermedad y dijo que había mejorado y recuperado peso tras una serie de operaciones fallidas.

Sin embargo, sí era evidente que su salud estaba deteriorada. Fidel Castro pasó sus últimos años entre la convalecencia por su enfermedad, esporádicas apariciones, duros momentos por la muerte de amigos como Hugo Chávez o Gabriel García Márquez e históricos acontecimientos como el «deshielo» entre Cuba y EEUU.

En las imágenes que de él se divulgaron en los últimos años se podía ver a un anciano Fidel de aspecto frágil, casi siempre sentado, con voz débil aunque animado y mucho más delgado que en sus épocas de esplendor. En sus mejores tiempos, Fidel, amante de los deportes desde la infancia, presumía de forma física y durante años se burló de los frecuentes rumores que circulaban sobre todo tipo de enfermedades e incluso sobre su muerte.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios