Internacional

Estos son los «derechos humanos» que Cuba vende al mundo

Mientras el régimen castrista espera que los países de la UE aprueben el acuerdo bilateral, solo en septiembre realizó al menos 570 arrestos de opositores por motivos políticos. El disidente Guillermo Fariñas interviene en la Eurocámara

Un cubano sentado en el destruido balcón de su casa, tras el paso del huracán Matthew por Baracoa
Un cubano sentado en el destruido balcón de su casa, tras el paso del huracán Matthew por Baracoa - Reuters

Un día después de que la Unión Europea confirmase el deshielo de las relaciones con Cuba sin lograr su apertura democrática, las fuerzas de seguridad castristas allanaban con violencia la sede habanera de Cubalex, un despacho de abogados independientes que ayuda de forma gratuita a los ciudadanos. El pasado 22 de septiembre, la Comisión Europea propuso formalmente a los Veintiocho aprobar el acuerdo político y de cooperación bilateral alcanzado en marzo que deroga la política restrictiva de la posición común. Pero en los últimos meses el régimen de La Habana no ha dejado de aumentar la represión, según denuncia la disidencia, y diferentes organizaciones de derechos humanos lamentan que no se le exijan condiciones en este capítulo. Estas son algunas de las últimas tropelías de las fuerzas de seguridad cubanas denunciadas por la oposición:

-Dinero que donantes de Estados Unidos envían a Cuba -a través de agencias como Western Union- para los damnificados por el paso del huracán Matthew en Guantánamo, está siendo requisado a miembros de la oposición. Agentes de la policía política les esperan cerca de la mencionada agencia y «nos confiscan el dinero con la excusa de que el verdadero destino es la contrarrevolución». Así lo ha denunciado a ABC José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), una organización que asegura que en mayo tenía una veintena de presos políticos y ahora supera los cuarenta.

-Solo en septiembre se produjeron al menos 570 detenciones por motivos políticos (517 en agosto), según el último informe de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn). Las autoridades cubanas han impedido que dos vicepresidentes de este grupo asistan a congresos internacionales en Sudáfrica y Colombia.

«Me preocupa que la UE siga dando una señal de debilidad ante el régimen cubano, flagrante violador de los derechos humanos»José Daniel Ferrer

-El reconocido informe mensual de la Ccdhrn describe también el asalto a la sede de Cubalex, que atribuye a una orden emitida «desde el más alto nivel del Gobierno». Los profesionales fueron humillados por agentes de la Policía y la Seguridad del Estado, que además les requisaron ordenadores, móviles y expedientes con información privada de ciudadanos asesorados. Uno de los abogados, Julio Alfredo Ferrer, permanece en una cárcel de alta seguridad. La abogada Laritza Diversent, directora de Cubalex, presentó en agosto un informe sobre libertad de expresión en Cuba al relator de la ONU sobre esta cuestión.

-Hace más de 70 domingos que las Damas de Blanco no pueden ir juntas a misa a la iglesia de Santa Rita. «Nos acosan, golpean y detienen con total impunidad», asegura este grupo surgido en la oleada represiva de la Primavera Negra de 2003. El movimiento femenino sigue siendo el «principal objetivo» de la represión política, según la Comisión Cubana.

-Desde Madrid, la organización HazteOir.org denuncia que al exprisionero de conciencia Oscar Elías Biscet le «prohíben» viajar a España para recoger el premio que le han otorgado por «su defensa de la vida y de los derechos humanos». Este martes, a las 18:00, se concentrarán ante la Embajada de Cuba.

Fariñas, en la Eurocámara

Guillermo Fariñas, el disidente cubano que el 12 de septiembre puso fin a 54 días de huelga de hambre, expondrá este martes ante el Parlamento Europeo su visión sobre el acuerdo alcanzado entre Bruselas y La Habana. Premio Sajarov 2010 de la Eurocámara, Fariñas forma parte de una delegación del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) que intervendrá en un acto centrado en los derechos humanos y las relaciones con la isla, organizado por el eurodiputado popular Jaroslaw Walesa. Antes de viajar a Bruselas, el opositor aseguró a FAES que «después de que los gobiernos de EE.UU. y la UE comenzaran negociaciones con el Gobierno cubano, éste se ha sentido legitimado, y esa legitimación ha llevado a que la represión aumente». En lo que va de año el OCDH, con sede en Madrid, ha registrado 7.995 detenciones arbitrarias: 4.458 contra mujeres y 3.537 contra hombres.

Organizaciones de derechos humanos consultadas por ABC lamentan que el acuerdo bilateral no exija condiciones a Cuba, cuando no ha habido cambios en este capítulo. También que solo haga una «mera declaración de intenciones», aunque los derechos humanos aparecen mencionados en «numerosos párrafos» [lea el contenido del acuerdo]. El OCDH y Civil Rights Defenders destacan, por ejemplo, que en el artículo 1.5 se pide «respeto de todos los derechos humanos y libertades fundamentales como establece la Declaración Universal de Derechos Humanos». Denuncian asimismo que el régimen queda «blindado con su marco jurídico para violar» derechos. En este sentido, el artículo 1.3 señala que «todas las acciones bajo este acuerdo deben ser implementadas de acuerdo con sus respectivos principios constitucionales, marco legal, legislación, normas y regulaciones». Civil Rights Defenders lo considera «contradictorio»: «Son la Constitución y las leyes las que fundamentan y legitiman las violaciones de los derechos humanos del Gobierno y las autoridades cubanas». Erik Jennische, director para América Latina de esta ONG con sede en Estocolmo, consideró por último «una victoria» de La Habana que Bruselas deroge la posición común establecida en 1996, «significa que deja de exigir cambios en Cuba».

Las Damas de Blanco afirman que la Unión Europea ha utilizado en el caso de Cuba el acuerdo marco de los países de la región, «sin tener en cuenta que el único estado totalitario de la zona es la dictadura cubana, con lo que no merece el mismo trato». A José Daniel Ferrer, líder de uno de los principales movimientos disidentes en la isla, le preocupa que la UE «siga dando una señal de debilidad ante el régimen cubano, flagrante violador de los derechos humanos». El exprisionero de conciencia de la Primavera Negra está a favor del diálogo con La Habana, pero siempre que tenga «condiciones» y haya una «condena clara de las violaciones de los derechos humanos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios