Internacional

El español Alfredo Serrano Mancilla, el «Jesucristo» de la política económica de Nicolás Maduro

El gaditano, uno de los profesores universitarios que contribuyó a la génesis de Podemos, es el ideólogo del sistema chavista para el reparto de productos básicos entre la población

El gaditano Alfredo Serrano Mancilla, con el presidente venezolano, Nicolás Maduro
El gaditano Alfredo Serrano Mancilla, con el presidente venezolano, Nicolás Maduro - ABC
Manuel Trillo - @manueltrillo Madrid - Actualizado: Guardado en:

Uno de los profesores universitarios con peso en el Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), germen de Podemos, se ha consolidado como el gran referente en la planificación económica del chavismo. Se trata del gaditano Alfredo Serrano Mancilla, al que el propio Nicolás Maduro se ha referido en alguna ocasión como el «Jesucristo de la economía» por tener puestas en él las esperanzas de salvación para la angustiosa situación del país.

Ahora también es el ideólogo del sistema de reparto de alimentos básicos entre la población a través de los llamados Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), con el que el régimen chavista pretende combatir a los «bachaqueros», aquellos que compran productos de primera necesidad a precios regulados y los venden mucho más caros en el mercado negro.

Este doctor en Economía por la Universidad Autónoma de Barcelona es director del Centro Estratégico Latinoamericano Geopolítico (Celag), organización dedicada a asesorar a distintos gobiernos de izquierdas del otro lado del océano y que le ha permitido acceder al corazón mismo del régimen. De hecho, inspira el discurso económico del gobierno venezolano.

Uno de sus correligionarios en el Celag, el sociólogo Luis Salas, llegó a ser vicepresidente de Economía Productiva, aunque dejó el puesto por «motivos personales» a las pocas semanas. Él mismo acaba de ser designado miembro del Comando de Abastecimiento Soberano.

Azote de los «neoconservadores»

Serrano Mancilla es un ferviente detractor las políticas «neoconservadoras» y de la iniciativa privada como motor de la economía. Defiende, en cambio, la producción dirigida desde el Estado y las comunas.

«En esta tarea de democratización de la economía, es fundamental el cómo se injerta el poder comunal como actor económico», publicó hace unos días en Aporrea.org.

Es autor de libros como «El pensamiento económico de Hugo Chávez» y «¡Ahora es cuando, carajo! Del asalto a la transformación del Estado en Bolivia», en este caso junto al dirigente de Podemos Íñigo Errejón.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios