Internacional

Egipto endurecerá las penas a los traficantes de personas tras la última tragedia en el Mediterráneo

Detenido el dueño del barco que naufragó la semana pasada junto a las costas egipcias, causando más de 200 muertos, así como 15 tripulantes y varios cómplices. Se les incautó más de 12.000 euros del pago del viaje de los inmigrantes

Familiares de desaparecidos en el naufragio de la semana junto a la costa de Egipto esperan noticias en el puerto de Rossetta
Familiares de desaparecidos en el naufragio de la semana junto a la costa de Egipto esperan noticias en el puerto de Rossetta - EFE

Una semana después de que la guardia costera egipcia recuperara los primeros cuerpos de las víctimas del hundimiento de una embarcación a pocos kilómetros de la costa egipcia, El Cairo ha anunciado la celebración de una reunión parlamentaria de urgencia que adelante una nueva legislación para hacer frente a la cada vez mayor emigración ilegal a través de Egipto. Tras la tragedia, que se ha cobrado la vida de más de 200 emigrantes y refugiados, el propio presidente Abdelfatah Al Sisi ya ha abogado por una nueva ley que imponga penas más duras a los implicados en el tráfico de personas e inmigración ilegal.

La Policía egipcia ha detenido este miércoles al dueño del barco, así como a otros 15 tripulantes y varios cómplices, según declaró el director de la Policía de la provincia de Al Bahira a la agencia oficial de noticias, MENA. A dos de los detenidos, pescadores locales que habrían colaborado en el traslado de los emigrantes de tierra hasta el barco nodriza, se les incautó más de 12.000 euros que habrían recibido en pago del viaje.

Según las estimaciones de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) a partir de los testimonios de los más de un centenar de supervivientes, en el barco siniestrado se apiñaban entre 450 y 600 personas, la mayoría egipcios o subsaharianos provenientes de Sudán, Eritrea o Somalia.

Al Sisi a los jóvenes: «No os vamos a abandonar. ¿Por qué abandonáis vuestro país? ¿No hay oportunidades de trabajo? Sí, las hay»

Los traficantes los habrían trasladado desde la ciudad costera de Kafr El Sheij en distintos barcos cada vez más precarios, con la intención de burlar los controles marítimos. El último en el que fueron embarcados, la «madre nodriza», no pudo con la sobrecarga y terminó por hundirse.

Los equipos de rescate han logrado recuperar, a lo largo de la semana, más de 160 cuerpos. Este martes, grúas de los Servicios Petroleros Marítimos recuperaron los restos de la embarcación, hundida frente a la costa norte egipcia en Rossetta, según pudo observarse en un vídeo compartido a través de su página de Facebook. Dentro se encontraron otros 33 cuerpos y el número de víctimas alcanzó las 202, convirtiéndose en una de las peores tragedias migratorias en Egipto, que había logrado en los últimos años controlar el flujo de inmigrantes irregulares y refugiados.

El gobernador regional del área, Mohamed Sultan, señaló al periódico Al Ahram no esperan que aumenten las cifras de víctimas, aunque la OIM sospecha que al menos 300 personas habrían perecido en el incidente. Según escenas recogidas por la televisión egipcia, la morgue de la ciudad más cercana al accidente está desbordada.

Al menos 169 personas, entre los que se encuentran familias con niños que han sido trasladados a los hospitales locales, han logrado ser rescatados.

Se cree que la embarcación siniestrada tenía Italia como objetivo final, siguiendo desde Egipto una ruta larga y peligrosa. Tras el mortal hundimiento del barco egipcio, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) afirmó que 2016 se ha convertido «en el año con más muertes desde que tenemos estadísticas».

«Estado de refugiados»

En los últimos años y ante la cada vez más rampante crisis económica egipcia, el número de egipcios que buscan emigrar a Europa ha aumentado. Al menos una veintena familias egipcias han solicitado información sobre el paradero de sus familiares, pasajeros del bote. Tras la tragedia, Abdelfatah Al Sisi ha prometido mayores oportunidades de trabajo a los jóvenes. «No os vamos a abandonar. ¿Por qué abandonáis vuestro país? ¿No hay oportunidades de trabajo? Sí, las hay».

En un discurso en Alejandría, Al Sisi insistió en que Egipto «no puede convertirse en un Estado de refugiados».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios