Cinco consejos nutricionales básicos y una receta para empezar bien el curso

Recomendaciones de alimentación saludable para sobrellevar la vuelta a la rutina

MADRIDActualizado:

Aunque no lo deseemos, septiembre está a la vuelta de la esquina y con él, el adiós a las vacaciones y el retorno a la rutina, el fin de la jornada continua y la vuelta al tupper. Dejamos atrás, por tanto, los excesos del verano, las comidas a deshora y los continuos picoteos que han tenido un impacto en mayor o menor medida en nuestro cuerpo. Estos son los consejos para sobrellevar la vuelta al trabajo tras los excesos estivales y retomar la rutina nutricional ofrecidos por el servicio de asesoramiento nutricional en farmacias de Grupo NC Salud:

1. Realizar un desayuno completo. Es muy poco aconsejable acudir al trabajo sin antes haber ingerido un desayuno completo, que contenga todos los macronutrientes como son las proteínas de los lácteos desnatados, las grasas saludables de los frutos secos o el aceite de oliva y los hidratos de carbono de los cereales y las frutas, que además aportan vitaminas y minerales para empezar el día con fuerza.

2. Tentempié a media mañana. Cuando hayan pasado dos o tres horas desde el desayuno se debe realizar un tentempié a base de fruta, café o infusiones, que ayuda a tener una correcta hidratación a lo largo de toda la mañana y a llegar a la hora de la comida sin hambre.

3. Reducir las grasas. Por lo general, en vacaciones se consume un mayor número de productos ricos en grasas, como carnes rojas, helados, snacks, fritos o pizzas. Para recuperar una alimentación saludable y enérgica es recomendable tomar las grasas provenientes de los frutos secos, pescados azules, aceite de oliva o aguacates. Todos estos son productos que se pueden incorporar en las ensaladas y que ayudan a superar las largas jornadas laborales.

4. Frutas y verduras de temporada. Kiwis, aguacates, limones, peras, uvas, granada, mango, chirimoya, caqui o sandías son algunas de las frutas que se pueden comer entre septiembre y octubre, mientras entre las verduras de temporada se encuentran berenjenas, berros, calabaza, tomates, judías verdes o setas, además de espinacas, acelgas, endivias, lechuga, nabo, remolacha, repollo o rábano. «Estos alimentos aportan un mayor número de vitaminas y minerales que los que no son de temporada», explica Carlos Fernández, director médico del Grupo NC Salud. También debemos optar por frutas y verduras más diuréticas y antioxidantes como las alcachofas, la granada, frutos rojos o infusiones como la de cola de caballo.

5. Legumbres para el intestino. Es fundamental retomar la alimentación de legumbres un par de veces por semana que proporcionan energía y evitan el estreñimiento, gracias a su alto contenido en fibra. Una buena opción para las semanas en las que aún no hace tanto frío es presentarlas en forma de ensaladas.