Macaulay Culkin - GTRES

El traumático pasado del niño de «Solo en casa», el ojito derecho de Michael Jackson

El actor habla sobre los abusos físicos y psicológicos que sufrió cuando solo era un niño

MADRIDActualizado:

Macaulay Culkin se hizo mundialmente conocido por su interpretación de Kevin McCallister en la película «Solo en casa». En aquel momento era tan solo un niño al que la fama y el dinero le llegó de sopetón. Pero contrario a lo que se podría pensar, su infancia no fue feliz, más bien todo lo contrario.

«Viajaba por todo el país encerrado; me pasaba el rato encerrado en una habitación con un hombre al que no le gustaba», explica sobre su padre, Kit, en una entrevista al podcast «WTF» de Marc Maron el intérprete, que lleva más de dos décadas alejado de la escena pública. «Era un mal hombre, una persona violenta, tanto emocional como físicamente. Era un mal tipo, un abusón. Era alguien muy complicado», añade.

La relación no mejoró con el tiempo, de hecho en la actualidad siguen sin hablarse. «A la edad de 10 años, yo ya habría sobresalido en todo lo que él había intentado conseguir a lo largo de su vida». Para Kit, según su versión, o lo hacía bien o le pegaba. Por eso decidió, con 15 años, intentar la emancipación, que finalmente consiguió tras demandar a sus dos progenitores.

Una decisión de la que el ahora convertido en músico no se arrepiente: «Fue una de las mejores cosas que podía haberme sucedido. Hasta llevaba un tiempo queriendo tomarme un descaso, así que les dije: 'He terminado chicos; espero que hayáis amasado todo el dinero que queríais porque no vais a ganar más gracias a mí».

En su recuperación fue fundamental la figura de Michael Jackson, que para él fue como una figura paterma. «Me llamó y me preguntó si quería pasar el rato. Y fuimos a su casa con mi familia. Sabes, no hay nada así como un club de autoayuda para los actores infantiles y él fue mi mejor amigo por parte importante de mi vida.

«Fue una amistad legítima, nunca hubo nada raro. Yo no quiero ponerme psicológico y analizarlo, pero es que para mí no era extraño andar con él. A él le gustaba estar con niños, era la forma en la que él era. No era raro para mí, su forma de ser era auténtica. Yo en esa época era lo que uno podría decir una persona muy famosa y conocía agente muy famosa, pero eso no significaba nada para mí. Y cuando lo veía a él solo, veía a un amigo. Creo que eso le agradaba», finalizaba el actor.