GTRES

Serena Williams se sincera sobre la maternidad: «Me he venido abajo no sé cuántas veces»

La tenista y su hija, Alexis Ohanian Jr., son las protagonistas de la revista «Vogue USA»

MADRIDActualizado:

Serena Williams es imparable, una auténtica máquina en la pista de tenis. Pero, como cualquier persona que se enfrenta a la responsabilidad de educar a un hijo, Williams también tiene debilidades.

La tenista y su hija, Alexis Olympia Ohanian Jr, son las protagonistas del número de febrero de «Vogue USA», a la que sigue un extenso reportaje en el que la tenista habla de la maternidad y de su vuelta al trabajo.

«Creo que tener un bebé podría ayudarme a la hora de afrontar los partidos. Cuando tengo demasiada ansiedad pierdo, y siento que mucha de esa ansiedad desapareció cuando nació Olympia. Saber que tengo a este precioso bebé esperándome en casa hace que sienta que no tengo que jugar más. No necesito el dinero o los títulos o el prestigio. Los quiero, pero no los necesio. Es un sentimiento diferente para mí», confiesta la tenista.

When I first saw this @voguemagazine cover it brought tears to my eyes. All Vogue covers are special but to share this one with my beautiful daughter @olympiaohanian also the youngest Vogue cover star makes it moment I will never forget. The article is a must read. Link in bio

Una publicación compartida de Serena Williams (@serenawilliams) el

Y eso que la maternidad no es fácil. «A veces siento que no puedo hacer esto», asegura Williams, que lamenta que nadie habla de «los momentos bajos, la presión que sientes, la increíble decepción cada vez que escuchas al bebé llorar. Me he venido abajo no sé cuántas veces».

Ni siquiera la llegada de Alexis Olympia al mundo fue fácil. «Todo fue mal», rememora la tenista, que tuvo que someterse a una cesárea de emergencia.

Pero, pese a las pequeñas tormentas, en la vida de Williams sigue brillando el sol, y tiene muy claro el tipo de madre que quiere ser para su pequeña: una buena madre. «No vamos a pasar ni un día separadas hasta que tenga 18 años», bromea, no sin antes aclarar que apoyará a su hija en todas las decisiones que tome en su vida, aunque preferiría que no siguiese su camino: «Odiaría que tuviese que lidiar con comparaciones y expectativas. Es demasiado trabajo y he renuniado a mucho. No me arrepiento de ello, pero me gustaría que ella tenga una vida normal. Yo no la tuve».