Estilo - Gente

Agnese, el arma de Matteo Renzi contra el avance del populismo italiano

Esta profesora siempre ha estado un paso por detrás del primer ministro, resistiéndose a tener un papel estelar junto a su marido. Hoy figura en primera línea en la nueva estrategia de comunicación de Renzi

Michelle Obama y Agnese Landini, en octubre
Michelle Obama y Agnese Landini, en octubre - Cheriss May
ÁNGEL GÓMEZ FUENTES - @abc_es Corresponsal En Roma - Actualizado: Guardado en: Estilo , Gente

La que todos consideran «primera dama» italiana, Agnese Landini, empieza a jugar un papel determinante para ayudar a un marido en dificultades, el primer ministro Matteo Renzi (41). Elegante, discreta, siempre un paso detrás de su esposo, Agnese (39 años) está venciendo su timidez para situarse en primera línea, sin dejar de atender sus obligaciones como profesora y madre.

Matteo Renzi y Agnese se casaron en 1999 y tienen tres hijos: Francesco (14), Emanuele (12) y Ester (9). Ahora, la pareja ha optado por un cambio de estrategia, pues las circunstancias mandan. La batalla política se hace muy dura en Italia, donde el viento del populismo sopla con fuerza y se temen sus efectos en el decisivo referéndum del próximo 4 de diciembre sobre la reforma constitucional. Si la consulta se celebrara hoy, ganaría el «no», según todas las encuestas, lo que supondría un gran varapalo al primer ministro, quien podría verse obligado a dimitir.

Renzi, gran comunicador, es acusado de arrogante y autoritario; se critican sus excesivas promesas, que no terminan de sacar al país de la crisis económica. Para contrarrestar esta imagen, ahora aparece Agnese Landini, siempre al lado del primer ministro, dando la imagen de una mujer joven normal, sencilla y nada arrogante, clave para el voto femenino. Dicen que ha sido el propio Barack Obama, a punto de abandonar la Casa Blanca, quien aconsejó a Renzi este cambio de estrategia: Agnese puede ser determinante.

El gurú Messina

Es, en cierta forma, seguir el modelo americano. No en balde, la campaña electoral de Renzi está siendo gestionada e inspirada por el asesor Jim Messina, el mismo que logró la reelección de Obama en 2012. Messina ha cobrado 400.000 euros del Partido Democrático de Renzi, suscitando duras críticas de la oposición.

Agnese Landini, profesora de Literatura y Latín en el liceo Giuseppe Peano de Bagno a Ripoli, pueblo de 25.000 habitantes en la provincia de Florencia, es católica practicante. La mayor de tres hermanos (uno de ellos es sacerdote), siempre prefirió estar lejos de los focos mediáticos hasta el punto de rogar a los medios, cuando su marido llegó al poder: «No me llaméis first lady, no me comportaré nunca como tal». Desde entonces, ha pasado una eternidad.

El cambio visible y espectacular para la tímida profesora se produjo el 18 de octubre, en la cena de Estado que el presidente Obama ofreció a Renzi en la Casa Blanca. La imagen de Agnese causó sensación: un vestido firmado por Valentino, símbolo del estilo italiano, en rojo antiguo para la alfombra roja de la acogida; uno de encaje negro y azul para la cena, otro verde bosque, también de encaje, para la visita a la Casa Blanca. Su pasión por el encaje ha dado siempre que hablar.

Agnese ama especialmente al diseñador Ermanno Scervino, quien decide a menudo sus looks. Y fue en esta visita a la Casa Blanca cuando Obama habría aconsejado a Renzi llevar siempre a su lado a su mujer: «Agnese puede ser determinante para tu batalla por el referéndum sobre las reformas y el cambio. También para mí el apoyo de Michelle ha sido decisivo en numerosas ocasiones». Un consejo que no ha caído en saco roto.

Antes estaba un paso o dos atrás, o no aparecía; ahora, Agnese se mantiene junto al primer ministro en primera fila. Ha amadrinado actos benéficos, se la ha visto en visita privada para consolar ancianos y a la gente angustiada en los pueblos destruidos por los recientes terremotos en el centro de Italia. Y por primera vez en seis años, acudió el pasado fin de semana de la mano de Renzi a la «Leopolda», la vieja estación de tren de Florencia, donde el primer ministro reúne cada año a sus fieles para un debate sobre programas e ideas. ¿Hasta qué punto será determinante Agnese en la batalla de Renzi para la reforma? La respuesta se conocerá el 4 de diciembre.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios