EFE

Mueren dos personas en Deba (Guipúzcoa) arrastradas al mar por una ola

Se encontraban en la zona del espigón; una tercera persona se lanzó al mar para intentar rescatarlos sin éxito

BilbaoActualizado:

Dos personas han muerto la tarde de hoy en el municipio guipuzcoano de Motrico tras ser arrastradas al mar por una ola. Un transeúnte ha tratado sin éxito de socorrer a las víctimas, un hombre y una mujer que residían en Vitoria cuyos cuerpos han sido rescatados finalmente por efectivos del cuerpo de Bomberos. La tragedia se ha producido en el marco del temporal de viento y lluvia que azota estos días el norte español y que obligó al Gobierno vasco a activar la alerta naranja ante la previsión de olas de más de 4,5 metros de altura.

Según ha informado el Departamento autonómico de Seguridad, el suceso tuvo lugar en torno a las 16.45 horas en el espigón de la playa de Ondarbeltz, muy cercano a la localidad de Deba. Las víctimas observaban el mar desde el macizo cuando una ola de gran altura las arrastró hacia el mar. Se trata de un hombre de 67 años y una mujer de 65 que no lograron salvar la vida a pesar de la ayuda que les brindaron algunos testigos. Uno de ellos, de hecho, llegó a tirarse al agua para tratar de acercar los cuerpos a la orilla. Finalmente, este último logró ponerse a salvo por sus propios medios y sin resultar herido.

Hasta la zona se desplazaron la Ertzaintza y los bomberos, que no pudieron hacer nada por la vida de la pareja. El cadáver del hombre fue arrastrado por las olas hasta la playa, mientras que el de su esposa tuvo que ser rescatado por los agentes cuando se encontraba próximo a la orilla. Ambos cuerpos permanen en la arena a la espera de que una comisión judicial decrete su levantamiento.

Apenas horas antes, la administración vasca había pedido a la ciudadanía especial precaución ante la previsión de fuerte viento y oleaje en las zonas de costa. De hecho, puntos como el Paseo Nuevo, el Paseo de Leizaola y el Peine del Viento de San Sebastián fueron cortados al tránsito de peatones y de vehículos debido al fuerte impacto de las olas. La alerta naranja que impera en Guipúzcoa se mantendrá activa hasta las 16.00 horas de este jueves, cuando se dará paso al aviso amarillo.

En este sentido, el servicio de meteorología autonómico advirtió que el riesgo marítimo-costero seguirá presente lo largo de la jornada de mañana, cuando se espera que se produzcan olas de hasta cinco metros de altura durante las primeras horas de la madrugada. Eso sí, estas perderán fuerza de forma progresiva con el paso de las horas.