Madrid

La «número tres» de Fuenlabrada responsabiliza al funcionario de las obras en su casa

Teresa Fernández, imputada por malversación, declara hoy junto a los otros dos acusados

Teresa Fernández (izquierda), a su llegada al juzgado junto a su marido, Miguel Reneses
Teresa Fernández (izquierda), a su llegada al juzgado junto a su marido, Miguel Reneses - DE SAN BERNARDO

La segunda teniente de Alcalde de Fuenlabrada (IUCM), en el banquillo por un delito de malversación de fondos públicos, responsabiliza de las obras realizadas en su casa a un funcionario del Ayuntamiento, también procesado por emplear supuestamente medios municipales. La defensa de María Teresa Fernández destacó ayer, al término de la primera sesión, que fue el operario Victoriano Aguado quien cogió el cemento sin permiso. Para la que fuera vicealcaldesa de la localidad, todo obedece a una «manipulación política» orquestada por el PP.

La primera vista únicamente sirvió para seleccionar el jurado popular que juzgará los hechos, acontecidos en mayo de 2012, y marcar las posturas de los acusados. Fernández será hoy la primera en declarar ante el juez en la Audiencia Provincial de Madrid, seguida de Aguado, en segundo término, y del tercer procesado, Francisco José Hernández, asesor de la Concejalía de Sostenibilidad, Obras Públicas, Mantenimiento Urbano y Edificios Públicos que entonces dirigía la edil.

Como ha venido informando ABC, la Fiscalía mantiene que Teresa Fernández encargó a Victoriano Aguado, funcionario municipal encargado del alcantarillado, que enfoscara el muro exterior de su chalé. El Ministerio Público defiende que Fernández empleó «para su propio interés y beneficio medios materiales y humanos pertenecientes del Ayuntamiento para un uso distinto de la función pública». No solo a Aguado para acometer la reforma, sino también un vehículo especial tipo Dumper adscrito al área de obras del Consistorio y cemento y arena, por valor de 179,12 euros. El operario, siempre según el criterio de la fiscal, conocía el encargo y avisó a Hernández para que lo gestionase. Los tres acusados se enfrentan a una pena de un año de cárcel, suspensión de empleo o cargo público durante dos años y una multa de 1.200 euros, a razón de diez euros diarios durante cuatro meses.

«Manipulación política»

Teresa Fernández, sin embargo, niega los hechos, acusa al funcionario y aduce una campaña de «manipulación política». Su abogado apuntó durante el juicio que «no había intención» y que del escaso importe de la obra se deduce la «ausencia de responsabilidad penal» de la concejala. Terminada la sesión, explicó brevemente su postura: Fernández preguntó a Aguado por una empresa para rehabilitar una fuga de agua en el muro, y fue él quien por su cuenta tomó el material.

Su cronología y la de Francisco José Hernández distan mucho de la de Victoriano Aguado. Su abogada explicó ayer que «no es culpable porque no puede cometer los delitos», dada su posición dentro del Ayuntamiento, que no es la de jefe de obras o un cargo de responsabilidad en este área u otra similar. Su defensa, previsiblemente, se basará en que no existió ánimo de lucro cuando realizó la obra, pues no era su vivienda, y no recibió tampoco ninguna remuneración. «Cumplía órdenes», aseveró.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios