Galicia

La Xunta y la plantilla se unen contra la venta de Ferroatlántica

Acuerdan mantener un diálogo constante y formar un «frente común» por el empleo

Momento de la reunión entre el conselleiro de Industria, Francisco Conde, y el comité de empresa
Momento de la reunión entre el conselleiro de Industria, Francisco Conde, y el comité de empresa - Xunta

Hubo una cierta sensación de alivio ayer entre los trabajadores y el comité de empresa de Ferroatlántica después de mantener una reunión con el conselleiro de Industria, Francisco Conde, en Santiago. La plantilla de las centrales de Cee y Dumbría y el gobierno gallego acordaron formar un frente común contra la venta de los activos que la compañía, propiedad de Villar Mir, tiene en la comarca de la Costa da Morte.

Fuentes conocedoras del contenido de la reunión avanzaron el buen clima de diálogo mostrado con el conselleiro y la predisposición de éste a mantener puntualmente informado al personal de cualquier movimiento que se produzca con Ferroatlántica. En el encuentro que tuvo lugar en San Caetano, estuvieron presentes el portavoz del comité de empresa, Alfonso Monzón, representantes sindicales, entre ellos Xabier Santos (CIG), y algunos empleados; con el fin de trasladar a Francisco Conde la preocupación y el peligro que corren casi cuatrocientos puestos de trabajo directos en concellos como Cee, Dumbría o Corcubión.

Las mismas fuentes señalan que, durante las casi dos horas que duró el diálogo, en un sala de la Vicepresidencia, el conselleiro envió varios mensajes tranquilizadores a la delegación desplazada a Compostela. Uno de ellos hizo referencia a la intención de una propuesta no de ley aprobada la semana pasada en el Parlamento con los únicos votos favorables del grupo popular. En ella, se requería a la Xunta la elaboración de informes jurídicos que estudiaran la compatibilidad de la venta con la legalidad vigente. Conde comunicó que el texto no pretendía dar luz verde a una autorización encubierta para que la dirección de Ferroatlántica vendiera las centrales hidroeléctricas, tal y como sospechaban los representantes de los trabajadores.

Otro de los mensajes enviados por el titular de Industria fue la intención firme del Ejecutivo autonómico de no segregar la actividad de la compañía (entre la producción energética y de ferroaleaciones) que abriría una ventana a la venta de los saltos en los ríos Xallas y Grande. El pacto final se concretó en la constitución de un «frente común» que proyecte, ante los directivos de Ferroatlántica, que el mantenimiento de las inversiones es fundamental para conservar los puestos de trabajo y la dinamización económica. «Ahora solo falta que lo entienda la empresa», afirmaron al término de la reunión. Para articular una postura única, habrá un diálogo permanente e, incluso, la creación de una mesa de negociación en la que estén presentes el comité de empresa, la Xunta y los alcaldes de la Costa da Morte afectados por la operación.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios