Galicia

Dimite el director de la Fundación Luis Seoane con reproches al PSOE

Acusa a la edil Silvia Longueira de actitudes «graves e inaceptables para un profesional»

El que ha sido director de la Fundación Luis Seoane desde el año 2014, David Barro, anunció ayer mediante un comunicado que dejará la institución el día 24 de octubre por «incumplimiento» de su contrato, una decisión que ya habría comunicado a los miembros del Patronato el pasado mes de julio. Después de agradecer la confianza depositada en él, y apuntar que esta experiencia le valió para «incrementar su compromiso con el arte y la cultura gallegas», Barro recordó que accedió al puesto mediante un concurso público al que concurrieron 37 aspirantes.

David Barro
David Barro

El director saliente también valoró el ofrecimiento del Patronato para seguir al frente de la institución, pero expuso una serie de motivos que se lo «imposibilitan». Barro carga con especial dureza en su misiva contra la edil socialista Silvia Longueira, su predecesora en el cargo, a la que el Tribunal Supremo obligó en febrero a readmitir en el puesto. El hasta ahora máximo responsable de la Fundación alude a la «imposibilidad de convivir» en el cargo con la concejala, a la que acusa de actitudes «graves e inaceptables para cualquier profesional» y de «querer aferrarse a un cargo de manera vitalicia utilizando métodos poco éticos como realizar grabaciones no consentidas a una serie de patronos en sus espacios privados aprovechándose de su amistad y confianza, lo que permitió la consagración de unos derechos laborales de régimen común». En el mismo sentido, el crítico de arte, comisario y coleccionista reprocha a Longueira su «nombramiento político» y sin concurso, y lo contrapone con su propio perfil profesional e independiente.

El segundo de los motivos para pedir la extinción de su contrato que explica Barro es la «injerencia política» de los últimos meses del presidente del Patronato, que supuestamente habría encargado o autorizado a Longueira una serie de eventos «sin la aprobación previa de los miembros del Patronato ni del director gerente. De este modo, Barro también alude a una «perdida de confianza» en el que debería ser su interlocutor habitual.

Problemas económicos

Por último, el director también subrayó como motivo de su marcha la «maltrecha situación económica» de la institución, debido a la necesidad actual de abonar dos salarios de directivos, y al coste de haber tenido que hacer frente a la nulidad del despido de Longueira, que supuso un desembolso de 144.648 euros para sus arcas, según explica el comunicado. De hecho, Barro también reprocha que al delicado contexto financiero contribuyó que el año comenzase con un recorte económico de la asignación otorgada por el Concello de La Coruña.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios