Galicia

Las bodegas de las Rías Baixas se preparan para una añada de récord

El Consejo Regulador de la denominación espera la tercera mejor cosecha de su historia

Huidobro y Gil de Araújo prueban uno de los caldos del «túnel del vino» en Santiago
Huidobro y Gil de Araújo prueban uno de los caldos del «túnel del vino» en Santiago - EFE

Hasta principios del mes de septiembre los bodegueros de las Rías Baixas miraban al cielo, y al suelo, con la certeza de que la naturaleza les iba a obsequiar con una cosecha mediocre. Estaba todo seco, pero las últimas lluvias dieron un giro copernicano a sus presagios. La Denominación de Origen se pone a punto ahora, gracias a la rehidratación de las cepas, para la tercera mejor cosecha de su trayectoria. En total, 33,3 millones de kilos uva recogidas en su mayoría en la comarca de O Salnés para generar 22 millones de litros de vino certificado.

Los dirigentes del Consejo Regulador aprovecharon ayer la presentación de un «túnel del vino» en Santiago —con la presencia de 79 marcas expuestas al paladar de los expertos— para hacer un primer balance de la vendimia. El presidente, Juan Gil de Araujo, destacó las excelentes condiciones de «madurez y acidez» de la cosecha como trampolines para perpetuar la internacionalización de estos caldos gallegos. «Creo que va a ser para recordar», expresó así Araujo su optimismo. No es para menos. En un principio, los técnicos estimaron que el 2016 iba a ser un 10% menos productivo que el 2015.

La directiva de la Denominación ya ha cerrado en las próximas semanas su presencia en eventos en Puerto Rico y México, para ampliar su acogida en plazas internacionales. Las exportaciones son para los bodegueros de las Rías Baixas uno de los pilares maestros de su política de comercialización. Galicia representa el 55% de la cota de mercado de sus vinos, por ello mantienen una intensa actividad en su radio de acción más cercano, y en España aguardan un crecimiento de dos dígitos, a la espera de poder cifrar el último ejercicio.

Exportaciones

El buen estado de salud de la producción en Galicia, y concretamente de las Rías Baixas, hace que las buenas noticias en casa no contrasten con las de fuera, puesto que las ventas internacionales ganan cada vez más peso en los balances. Un 50% de las botellas exportadas se dirige a Estados Unidos. En segunda posición le sigue Reino Unido, y completan los primeros puestos Alemania, Puerto Rico y México. Otros países europeos, como Holanda y Suecia, y destinos más exóticos como Japón y China también se están consolidando. A través de Hong Kong, en el país del Sol Naciente han penetrado treinta bodegas de las Rías Baixas.

En el exterior, los albariños gallegos están clasificados en un «segmento alto» tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. «Tenemos una uva que cuesta producir», apunta el secretario general de la D.O, Ramón Huidobro. El litro se vende fuera al mismo precio que los prestigiosos caldos franceses, aproximadamente a 5,15 euros de media. Esa buena consideración repercute en todo, desde el tejido económico local hasta la imagen turística. Como comentó Huidobro: «Fuera ya saben pronunciar la ñ de albariño».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios