Economía

Ford se compromete a seguir en España «otros cuarenta años más»

La multinacional fabrica en Almussafes los taxis de Nueva York y prepara para dentro de cinco años el coche autónomo

Imagen del acto del aniversario de Ford en España
Imagen del acto del aniversario de Ford en España - ROBER SOLSONA

Almussafes (Valencia), 19 de octubre de 1976. Ford produce su primer coche en España. Un utilitario del modelo Fiesta color teja con matrícula de Valencia 1810-V. Este martes, con el turismo como testigo, la compañía ha celebrado sus cuarenta años de presencia en nuestro país con el compromís de su presidente y consejero delegado en España, Jesús Alonso, de «seguir como mínimo otros cuarenta años más». Desde entonces, la empresa estadounidense ha invertido más de 9.500 millones en España.

La firma del óvalo, de hecho, ha ejecutado inversiones en el último lustro por importe de 2.300 millones de euros en la planta valenciano que le permiten albergar la fabricación de seis modelos diferentes. «Ford fue la empresa que más dinero invirtió en España durante la crisis», afirmó Alonso, lo que unido a la «flexibilidad de la factoría gracias a las buenas relaciones con los empleados» le garantizan la continuidad futura, con retos en el horizonte de los próximos cinco años como el del «coche autónomo».

Más de 125.000 empleos

Ford emplea en la actualidad a 9.000 personas, pero su impacto va más allá. Un estudio elaborado por la Universidad Europea de Valencia eleva a 125.000 los puestos de trabajo, entre directos, indirectos y inducidos, que genera la actividad industrial de Ford en España.

La planta de Almussafes cerrará el año con una producción de 400.000 vehículos. A lo largo de las cuatro últimas décadas de su cadena de montaje ya han salido doce millones de coches. Es la única fábrica de España que produce vehículos híbridos y en cinco años espera estar en disposición de sacar al mercado coches «autónomos sin volante ni acelerador».

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, celebró el anuncio de continuidad de Ford. No le faltan motivos para la alegría. El sector del automóvil (integrado por la fábrica de la multinacional y la industria auxiliar) genera el 25% de las exportaciones de la Comunidad Valenciana, con más de 7.000 millones de euros anuales. Más que los sectores hortofrutícola, cerámico y del plástico juntos.

Ford vende su producción española a 185 países. Entre sus clientes se hallan los taxis de Nueva York, fabricados en la cadena de montaje de Almussafes.

El informe presentado por el rector de la Universidad Europea de Valencia, Juan Morote, constata que la planta de Ford duplica la productividad media del sector en España, con veinticinco vehículos por empleado. Los salarios, asimismo, son un 25% superiores a los de la competencia.

Para Puig, Ford «representa el paradigma de la reindustrialización de la Comunidad Valenciana». De hecho, su actividad genera un efecto multiplicador. En España se generan 11,7 empleos por cada nuevo trabajo que crea Ford, que representa al 17,5% de la mano de obra de la industria de las manufacturas en la Comunidad Valenciana, donde constituye «un creador de industria en cadena con exigencias de calidad».

La planta, que factura 25.000 euros por minuto, resulta un pilar básico del tejido industrial español. Así, cada euro de valor añadido generado por Ford supone la generación de 6,25 euros en España.

La planta mira ahora hacia el futuro con los mimbres de una paz social garantizada que ha permitido crear 4.000 empleos en los últimos tres años pese a que la planta de Almussafes cuenta con cerca de 2.000 robots, lo que la sitúan como la fábríca de coches más avanzada de España y dispuesta a «continuar al menos otros cuarenta años más».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios