Fernando Giner posa en la sede de Ciudadanos en Valencia
Fernando Giner posa en la sede de Ciudadanos en Valencia - MIKEL PONCE

CiudadanosFernando Giner: «Voy a centrar todos mis esfuerzos en ser alcalde de Valencia»

El portavoz autonómico y municipal de Ciudadanos afirma que exigirán «regeneración absoluta para ir de la mano en los proyectos»

VALENCIAActualizado:

Fernando Giner se encuentra más cómodo en su papel de portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valencia que en la cara del partido a nivel autonómico. Se demora en denunciar lo que considera excesos y falta de gestión del tripartito -además del componente nacionalista de Compromís- y la mala imagen que traslada la corrupción del PP. Pero se muestra reservado en cuestiones internas como la estrategia o los posibles pactos que pudieran tener lugar después de las elecciones de 2019. «No estamos aún en eso», insiste una y otra vez. Una carencia de perfil político al uso que, sin embargo, no impide que manifieste su objetivo claro para el que cree que tiene posibilidades reales: la alcaldía de la ciudad.

2018 se plantea como el año de transición al que será el más trascendental (2019), pero parece que ya están todos en campaña. ¿Qué grandes mensajes tratará de hacer calar en la sociedad?

El principal es que los valencianos no están condenados a elegir entre un PP sin proyecto y salpicado con la corrupción y un tripartito lleno de ocurrencias, sin visión para Valencia y con claros tintes nacionalistas e independentistas. Valencia se merece mucho más y Ciudadanos es un partido de centro que le puede dar el protagonismo y el orgullo que se ha perdido durante los últimos años. La Comunidad Valenciana necesitaba un cambio, pero no este.

El reciente barómetro presentado por el Ayuntamiento establece como principales preocupaciones de los ciudadanos limpieza, urbanismo y empleo, pero da un aprobado a la gestión. ¿Detecta que es acorde con las denuncias y demandas de los colectivos?

De entrada respeto el barómetro, pero pienso que Joan Ribó se está haciendo trampas en solitario. Imagínese que usted quiere irse a un hotel este fin de semana y ve que tiene un 5 en Tripadvisor. ¿Iría? Pues ese es el resultado de esta encuesta. ¿Cómo puede estar Ribó satisfecho con estos resultados? Es tremendo que en aspectos tan cercanos como la limpieza y la movilidad saquen pecho de tener un aprobado raspado.

¿Qué le parece la reacción del equipo de Gobierno ante la ocultación del barómetro?

Siempre he dicho que el tripartito no tiene un proyecto para la ciudad y no funcionan como un equipo de Gobierno. El tripartito es un contrato y no se hablan entre ellos, funcionan como departamentos estancos. Lo que ha hecho Ribó con esta información es el icono de su desgobierno. Tenerla para su único beneficio y no compartirla, ya no con la oposición, sino ni siquiera con sus socios. Es su forma de proceder sectaria. Está jugando con una información que pagamos todos los valencianos y eso no es transparencia. No entiendo cómo el PSPV aguanta estas situaciones. Tienen las manos atadas y han de soportar estas humillaciones.

¿Les han trasladado del PSPV que se sientan humillados con este tipo de gestos?

En el debate del Estado de la ciudad le dije al señor Vicent Sarrià que ni en sus peores pesadillas se habría imaginado que tendría como jefe a Grezzi. En la política de peatonalización de la plaza del Ayuntamiento hemos vuelto a ver una vez más cómo abdica. Desde luego, yo no estaría a gusto habiendo prometido un programa y votando lo que dicta Compromís.

«No entiendo cómo el PSPV puede aguantar las humillaciones de Ribó»

Las concejalías que copan los titulares polémicos suelen ser siempre Movilidad y Fiestas. ¿Cree que existe una diferencia en la gestión de las áreas que ocupa Compromís y las que ocupa el PSPV?

Trabajan por departamentos estancos, por lo que una concejalía no interfiere en el trabajo de otra. Ahora, que haya un incidente en Viveros y el señor Fuset le eche la culpa a la Policía o que Grezzi dicte en solitario el Urbanismo de esta ciudad... lo que yo no sé es dónde está la gestión del PSPV. Si me dijera que al menos lideran la política de empleo, pero el paro juvenil en la ciudad crece un 4% y es superior al de Grecia. El plan de Turismo que presentaron lo aprobamos y les exigimos que tuviese unos objetivos cuantitativos para buscar la rentabilidad y la calidad aparte de cantidad. Y no hay manera de que lo entiendan, sólo saben gestionar las cantidades. No estamos aprovechando ni siquiera el Turismo para potenciar la actividad económica de esta ciudad. ¿Y qué hay de València en Comú? Tenían entre sus prioridades la Vivienda Social y no han hecho nada quitando de presentar el Plan Estratégico de la Vivienda que se empezará a ejecutar a finales del 2018. ¿Esa era la medida exprés para rescatar personas? Me parece un insulto. Si ahora mismo necesitas una vivienda para alquiler social en Valencia no la hay y nadie le pone solución.

¿Van a tomar alguna medida respecto a la encuesta fallera tras conocer la resolución de la Agencia de Protección de Datos?

De momento hemos recurrido ante el Síndic la postura de Ribó en el pleno y hemos preguntado por el plazo en el que tiene la encuesta definitiva. Queremos saber cuánto tiempo estuvo en su poder. En función de eso, tomaremos una decisión. Lo que se ha hecho con esta encuesta es otra muestra de la forma de proceder sectaria. ¿Para qué quiere Ribó información sobre las creencias y la ideología de los falleros? No hay ningún motivo más que el ideológico. Lo que tiene que hacer Ribó es dejar en paz al colectivo. Tiene una obsesión, que es decirnos cómo tenemos que pensar, cómo tenemos que vivir, a qué tradiciones podemos ir y a cuáles no.

Fernando Giner, durante un momento de la entrevista con ABC
Fernando Giner, durante un momento de la entrevista con ABC-MIKEL PONCE

¿Piensa que cuatro años de gestión de Ribó le suponen un desgaste suficiente como para perder la alcaldía?

¿Valencia se puede permitir cuatro años más con Ribó? El modelo del tripartito es un fracaso. Tenemos que trabajar por tener una ciudad cómoda, abierta y de oportunidades. Que desplazarse no suponga un sacrificio, que puedas abrir una tienda y tengas las licencias en su momento, que haya información y transparencia, que no se actúe con sectarismo y quepamos todos. Debemos recuperar nuestro prestigio, y entre la corrupción y Ribó lo tenemos por los suelos.

¿Y cree que pesa más la corrupción o Ribó para el ciudadano?

La imagen de Valencia de todos los días en los medios por los asuntos de corrupción nos hace un daño tremendo. La idea de un alcalde que no respeta las tradiciones y que está haciendo una ciudad a su ideología lo que está provocando es que la oportunidad histórica que tenemos de que Valencia se desarrolle como referencia en el Mediterráneo no se esté aprovechando. Eso también es dañino.

¿Cree que el ciudadano entiende los intentos del Ayuntamiento para pagar a los exconcejales que no puedan trabajar por incompatibilidades hasta dos años después de perder el acta?

Nosotros nos abstuvimos del reglamento y eso afecta sobre todo al equipo de Gobierno. Nos parece que habría que concretarlo y desde luego el mensaje que se le tiene que mandar a la ciudadanía es de regeneración. Estar en política es un proyecto personal.

«La imagen de Valencia en los medios por la corrupción hace un daño tremendo; pero también que un alcalde esté haciendo una ciudad a su ideología»

En todas las polémicas sobre la apertura de À Punt y las bolsas de trabajo temporal copadas por exempleados, su portavoz en las Cortes, Mari Carmen Sánchez, ha llegado a decir que se habría replanteado el voto a favor de la ley. ¿Comparte esta opinión?

À Punt es un despropósito. Hay dudas sobre su independencia, no está respetando los criterios de igualdad y lo que está provocando es que el sector esté dividido. Si se podía hacer mal, se ha hecho peor.

¿Pero la posición de su partido en la votación de la ley tendría que haber sido otra?

Yo suscribo las palabras de Mari Carmen.

¿Que Albert Rivera le haya bendecido ya como candidato a la alcaldía de Valencia no deja el proceso de primarias como un mero trámite?

No. En Ciudadanos respetamos las primarias porque está en nuestro ADN. Si el grupo municipal ha llegado a tener seis concejales y seguimos creando agrupaciones es en gran medida gracias a los afiliados. Queremos que sean ellos quienes decidan.

Entienda que sería un poco difícil presentarse contra usted en el momento en el que Rivera le apunta como su candidato.

¿Y qué ha ocurrido en el PSOE? Yo lo que estoy haciendo es trabajar como candidato para tener el reconocimiento de los afiliados y para ser alcalde de Valencia. Ahora mismo nuestro propósito es trabajar por y para la ciudad.

¿Tienen alguna encuesta interna o sondeo que apunte al sorpasso al PP en Valencia?

Tenemos datos que confirman un crecimiento muy importante en la ciudad.

Giner, en la sede del partido, con una fotografía de Albert Rivera de fondo
Giner, en la sede del partido, con una fotografía de Albert Rivera de fondo-MIKEL PONCE

¿El éxito en Cataluña se está traduciendo en una estrategia de mayor beligerancia con el PP en la Comunidad Valenciana? Están centrando mucho su relato en la corrupción.

Somos un partido de centro con un proyecto que llevar a cabo. Siempre que tengamos una propuesta moderada de regeneración y que sea lo más abierta posible estaremos encantados. Lo que tenemos es que defender nuestros valores.

Muchas de sus iniciativas y posicionamientos recientes sí van en la línea de atacar al PP por la corrupción.

Atacamos la corrupción.

Pero también lo enfocan hacia el PP. Se vio en la petición de que Camps dejara el Consell Jurídic Consultiu.

Nuestras últimas iniciativas han sido la supresión de los aforamientos y la responsabilidad patrimonial de los partidos.

Esta última la presentan en un evidente contexto de actualidad tras las informaciones de Gürtel.

Nosotros estamos por regenerar las instituciones. Corrupción puede haber en cualquier sitio, lo que no se puede es permitir y que se convierta en algo sistémico. No es una cuestión de partidos.

Usted es el que ha dicho antes que Ciudadanos es la alternativa entre la corrupción del PP y la falta de proyecto del tripartito.

Sí, pero se trata más de un modelo agotado. El problema de Valencia es que llevamos años sin proyecto, problablemente desde 2008, y cuando llega el cambio en 2015 no se ha dado respuesta. Que el PP está salpicado por la corrupción es un hecho objetivo. Pero nosotros defendemos al mismo nivel la regeneración que la libertad que quiere quitar Compromís.

¿Cree que habría que ilegalizar al PP como pide el PSPV?

Me parece que están presentando una propuesta judicial. Sólo pedimos que exista determinación con la regeneración, que no baste con pedir perdón por el dinero robado, sino que los partidos lo devuelvan.

«Tenemos datos que confirman un crecimiento muy importante en la ciudad»

En la campaña de las pasadas municipales afirmó en una entrevista con ABC que prefería estar en la oposición que pactar con Rita Barberá. ¿Cuáles son esta vez sus líneas rojas?

La regeneración, la libertad y que no exista nacionalismo. Exigiremos regeneración absoluta para ir de la mano en los proyectos.

¿Y eso en qué se traduce? ¿Con una lista renovada del PP serían capaces de pactar?

Nuestra preocupación ahora mismo no es esa. Yo voy a trabajar de aquí a 2019 por ser alcalde. Mi último esfuerzo será cambiar Valencia desde la alcaldía.

Uno de sus objetivos este año es la implantación territorial al 100% en la Comundad Valenciana. ¿Cree que otra cuestión pendiente es madurar los liderazgos, consolidar referentes?

Nosotros trabajamos mucho por equipo. Tenemos muchas personas válidas.

¿Ve a Toni Cantó un buen candidato para las Cortes?

Es una decisión personal y que tienen que decidir los afiliados.

¿Piensa que su relato llega todo lo que debería o su tirón se debe especialmente a la marca nacional?

Tenemos que hacer autocrítica y debemos mejorar muchos puntos. Creo que en estos casi tres años, de partir de cero hasta donde hemos llegado, hemos desarrollado un gran trabajo. La mejor prueba de ello es la cantidad de interlocutores civiles que se acercan para contarnos sus preocupaciones. Todavía nos queda un año y muchas cosas pendientes.