Caso Taula Cambio de guardia en casa de Rita Barberá

La vida de la senadora cambió el día que estalló la operación Taula y comenzó el declive de quien fuera alcaldesa durante 24 años

Imagen de Barberá tomada este jueves por la noche en la puerta de su casa - EFE
A. C. - @ Valencia - Actualizado: Guardado en: Valencia

«Respeten mi libertad, al igual que yo respeto la suya». Rita Barberá despachó con diez palabras a los profesionales de la comunicación que hacían guardia la noche del miércoles en la puerta del céntrico edificio de Valencia en el que reside.

Barberá salió sola de casa vestida con blusa roja (su color fetiche) y con collar de perlas al filo de las diez y tomó el taxi que la esperaba. Acababa de dejar el PP tras cuarenta años de militancia, pero no varió una rutina que se ha tornado habitual en los últimos meses en la vida de la que fuera durante veinticuatro años alcaldesa de Valencia.Alejada de los que fueron sus más estrechos colaboradores, Barberá ha limitado a la mínima expresión su actividad pública y apenas sale a la calle, más allá de a la peluquería o a hacer compras. Uno de sus grandes apoyos es su abogado y cuñado, José María Corbín, que ayer le visitó. Más tarde, Barberá repitió la escena del miércoles y salió a última hora de casa. Poco antes las Cortes Valenciana le habían pedido que abandonara su escaño. En lugar de los habituales agentes de Policía que antes flanqueaban el domicilio, ahora hay equipos de televisión de guardia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios