Albiol, recientemente en una rueda de prensa
Albiol, recientemente en una rueda de prensa - EFE
PROCESO SOBERANISTA

Albiol pide a Puigdemont frenar el «conflicto social» de la consulta

El líder popular solicita una reunión de urgencia con el presidente autonómico

BARCELONAActualizado:

El líder del PP catalán, Xavier García Albiol, solicitó ayer una reunión con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para pedirle que dé la orden de no tramitar la ley de referéndum y para que renuncie a convocar la consulta ilegal del próximo 1 de octubre, ya que considera que puede conducir a un «conflicto social» y a su propia inhabilitación.

Albiol tiene previsto enviarle de manera inminente una carta al presidente autonómico para pedirle la reunión para antes del próximo miércoles, día en el que el Parlament retomará sus trabajos tras el parón veraniego.

La reunión se centraría, según explicó Albiol, para «mirarle a los ojos» y advertirle «cara a cara» de las «graves consecuencias» que, a su juicio, provocaría permitir que a partir del 16 de agosto la Mesa del Parlament admitiese a trámite la proposición de ley de referéndum. Albiol, que destacó que hasta ahora el presidente catalán ha accedido a reunirse con él siempre que se lo ha pedido, destacó que si llegan a verse prevé transmitirle que «en Cataluña no habrá una doble legalidad en ningún momento».

En rueda de prensa, el dirigente popular acusó a Puigdemont de ser un presidente que «no está dispuesto a dar la cara, que se esconde cuando hay un conflicto», por lo que le animó a que «reflexione» antes de propiciar la «fractura de la sociedad catalana».

«Ningún tipo de pena»

En caso de que el Govern acabase convocando el referéndum del 1-O y los tribunales decidieran «inhabilitar» a Puigdemont, para Albiol representaría una «mala noticia», aunque no le daría «ningún tipo de pena», porque «intentar cargarse España no les saldrá gratis». En este sentido, el líder popular dio por hecho que los tribunales dirán que «no se puede convocar» un pleno para aprobar la ley de referéndum.

A pesar de esto, si aun así la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, convocara el pleno, sería una «ficción», un mero «simulacro» y un «ridículo internacional», con la misma validez que «si lo convocara un taxista», consideró. A ese hipotético pleno de «ficción», remarcó, sólo asistiría «la mitad del hemiciclo», ya que en su opinión ni el PP catalán ni «el resto de partidos democráticos» opuestos al proceso independentista ocuparían sus escaños ese día.

Albiol se mostró en contra de la posibilidad de abordar una reforma constitucional tras el 1 de octubre, aunque puntualizó que una iniciativa de esta envergadura «se tiene que llevar a cabo en un clima que en estos momentos lamentablemente no se esta produciendo», ya que no hay «consenso sobre qué, cómo y con quién se reformará» la Carta Magna.