Joan Carles Valero - Letras expectativas

Ballena catalana

Muchas son las voces que alertan que los administradores del procés están orientando al majestuoso cetáceo catalán hacia la costa

Actualizado:

Las ballenas azules, según explican los expertos, deciden por sí mismas acercarse a morir a las costas. Esta forma de acabar con su vida ha dado nombre a un macabro juego en el que algunos adolescentes de distintos países han emulado el suicidio de esos titanes de los mares después de realizar tétricas pruebas en las que se infringen sufrimiento, siendo la muerte del jugador la última de ellas.

El procés independentista ha supuesto ejecutar una serie de desafíos que, a mi juicio, culminarán varando Cataluña en el caso de declarar la independencia unilateral. Hasta ahora, hemos asistido a debates sin descanso perpetrados como películas de terror democrático y contemplamos cómo una parte de la ciudadanía se ha grabado a cuchillo una estelada mientras autolesiona a la sociedad a la que pertenece hasta partirla en dos.

El 80% de las exportaciones catalanas se venden a partes iguales al resto de España y a los países europeos. Por más que el relato separatista asegure que Cataluña no saldría de la Unión Europea, la primera consecuencia para los catalanes de la secesión sería quedarnos automáticamente fuera de Europa, lo que supone un suicidio económico en toda regla. A esa inseguridad jurídica se uniría la que generaría la doble legislación y doble fiscalidad a que se verían sometidas empresas y particulares.

Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, antes de viajar a Washington con motivo de la entrevista de Mariano Rajoy con Donald Trump, advirtió que las compañías tienen preparados planes de contingencia para trasladar las sedes sociales de Cataluña en función de lo que suceda el 1-O. Con idéntica preocupación observan los empresarios alemanes la deriva revolucionaria de las autoridades catalanas, hasta el punto de que, de producirse la independencia unilateral, amenazaría el proyecto europeo al abrir un nuevo frente de dificultades que se une al Brexit, la crisis del euro, la guerra en Ucrania y los comportamientos autoritarios de Polonia y Hungría. Hoy empieza en Barcelona un encuentro empresarial hispano-alemán de dos días con motivo del centenario de la Cámara de Comercio Alemana para España. Toda una oportunidad para tomar el pulso a la situación.

Muchas son las voces que alertan que los administradores del procés están orientando al majestuoso cetáceo catalán hacia la costa. Ya veremos si acaban como los del macabro juego ballena azul.