Jordi Roca, Bruno Colomer, enólego del grupo, y Mar Raventós, presidenta de Codorníu.
Jordi Roca, Bruno Colomer, enólego del grupo, y Mar Raventós, presidenta de Codorníu. - ABC

La alianza Codorníu-Roca lanza el primer helado de cava

La marca centenaria y el repostero Jordi Roca lanzan el nuevo producto, que de momento se venderá en Rocambolesc

BARCELONAActualizado:

Tras casi quinientos años de historia, Codorníu ha vuelto a innovar con el lanzamiento del primer helado de cava. Después de presentar en Alimentaria los primeros tiradores de vino y de cava del mercado, y de clasificar en Raimat sus vinos de una forma didáctica para acercar el mundo de la enología a todos los públicos, Anna Rocks es el primer helado de cava. Al estilo de los clásicos calipos, Anna Rocks ha sido creado por Jordi Roca, chef de El Celler de Can Roca, a partir del nuevo Anna Ice Edition Rosé, la nueva versión rosada del Anna Ice Edition, ambos ideados por Codorníu para consumir con hielo.

El nuevo helado, que de momento solo se encuentra en los establecimientos Rocambolesc, supone una nueva conquista del grupo Codorníu Raventós en la búsqueda de nuevas formas y momentos de consumo de cava. El año pasado, con el lanzamiento del Anna Ice Edition, el grupo que preside Mar Raventós lanzó un claro mensaje de que el cava “on the rocks” es posible, acercando su consumo al público joven y a todas horas. El nuevo cava Anna Ice Edition Rosé se podrá adquirir en las tiendas especializadas a partir del 15 de mayo.

Conservar las burbujas

La unión ahora con uno de los reposteros más universales, Jordi Roca, para crear el revolucionario polo de cava Anna Rocks, elaborado en dos sabores a partir de los dos cavas Anna Ice Edition, supone un nuevo reto en aras de democratizar y desestacionalizar el consumo de cava. Se trata de la primera vez que Roca se ha enfrentado a la creación de un helado de hielo elaborado con cava. “El carácter refrescante de Anna Ice Edition y su propia identidad hacen que estos cavas, el blanco y el rosado, sean perfectos para elaborar un polo”, ha asegurado el reputado repostero, que reconoce que lo más complicado ha sido mantener el carácter del cava a la vez que se estabiliza para su conservación, conservando el perfil organoléptico intacto.

Mar Raventós, coincide en que Anna Rocks, “ha supuesto un reto apasionante que ejemplifica una vez más la increíble versatilidad del cava, dejando patente que los únicos límites que tiene son aquellos que nosotros mismos queramos poner”. Otro elemento especial es el formato de este polo, tanto en la forma como en el envase, ya que permite conservar el máximo de burbujas y a la vez emula las copas de cava en forma de flauta para poder acabar “brindando” con el polo, señala Bruno Colomer, enólogo del grupo Codorníu.

El proceso de elaboración incluye una parte de jarabe equilibrado con gelificantes para mantener la estructura del cava en congelación y hacer que mantenga la burbuja. Ésta se mezcla de manera muy suave con el cava y se amolda en los envases. “El paso clave es la inmediata congelación a -40ºc para estructurar unos cristales de hielo lo más pequeños y bien repartidos posibles” afirma Jordi Roca.

Este proyecto refleja el compromiso que adquirió Jordi como cofrade de honor del cava en el año 2013 para promover y reivindicar su consumo, y la apuesta del grupo Codorníu Raventós por la innovación, demostrando su empeño por mejorar y progresar día a día sin olvidar el estilo y los valores que lo han convertido en un referente en la elaboración de cavas.