Educación

Nuevo curso: innovar para reforzar la calidad y la equidad

La vuelta a las aulas viene marcada por las polémicas «reválidas» y nuevos programas en FP, Bilingüismo y TIC

Alumnos acuden a clase el primer día de curso en el CEIP Pablo Picasso de Valladolid
Alumnos acuden a clase el primer día de curso en el CEIP Pablo Picasso de Valladolid - FOTOS: F. HERAS
CRISTINA ROSADO - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

La calidad y la equidad en el sistema educativo de Castilla y León son dos objetivos prioritarios de la legislatura, como ha resaltado estos días el consejero de Educación de la Comunidad, Fernando Rey, por lo que su departamento arranca el curso escolar con novedades que refuercen esos objetivos en todas las etapas educativas no universitarias y distingan a esta autonomía en ámbitos como la Formación Profesional, la prevención del acoso escolar o la digitalización y el bilingüismo.

Con el telón de fondo de las polémicas por las pruebas de evaluación de tercero y sexto de Educación Primaria y la final de Bachillerato -todas ellas sin efectos académicos este curso, según han precisado el consejero y el propio ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo- y en el que es el último curso de implantación de la Lomce, los colegios e institutos de Castilla y León abren sus puertas con más de 356.300 alumnos y con el punto de mira puesto en mantener el nivel alcanzado por el sistema educativo castellano y leonés, pero sin concesiones a la autocomplacencia.

Una novedad será el programa «PAR» contra el acoso escolar

Por este motivo, al presentar el curso 2016-2017, Rey anunció novedades que van en la senda de intentar la mejora educativa, como la de auspiciar un programa experimental de centros denominados BIT (Bilingüismo, Inclusividad y Tecnología) por el que se creará una red de centros educativos innovadores que contribuyan a un mayor desarrollo de las competencias clave de los alumnos para el futuro.

Según precisó el consejero de Educación, se hará un «pilotaje» de 27 centros públicos en Infantil, Primaria y Secundaria para implantar experiencias innovadoras, después de que los responsables educativos de la Comunidad hayan visitado «algunas de las experiencias pedagógicas más innovadoras del panorama nacional», al margen de fijarse en las iniciativas puestas en marcha en otros países como Canadá, según aclaró Fernando Rey.

Mediante este programa se pretende el desarrollo del bilingüismo y la dimensión internacional de estos centros, que incluyan modelos de educación inclusiva y nuevas metodologías activas y participativas, así como planes de integración de las TIC para tener «centros digitalmente competentes», como definen desde la Consejería.

El propio consejero aludió a que este tipo de experiencias se encuentran «fundamentalmente en centros educativos privados y concertados» y que en Castilla y León ya existen algunas, «pero no sistematizadas o auspiciadas por la Consejería».

Además, este programa requerirá el liderazgo del equipo directivo de estos colegios, nuevos modelos de organización curricular, la capacitación y formación de su profesorado y la participación de las familias.

Una escuela segura

«Nos importa una escuela segura» y «deshacer nudos de falta de respeto en la convivencia en los centros», dijo el consejero, para dar paso a la presentación de un nuevo plan, el Programa PAR (Para el acoso, Apoyar a la víctima y Reeducar al agresor), por el que se trabajará en prevenir y reducir los casos de acoso e intimidación entre iguales, así como por razones de género, etnia y religión.

Durante el pasado curso se detectaron 261 casos de posible acoso y 56 de ellos fueron confirmados, por lo que Fernando Rey comentó que «cuantitativamente no parece un problema, pero sí nos importa cualitativamente» y que «es un éxito que no haya casi casos de acoso y de falta de respeto, pero no es un éxito que no detectemos otros» pese al sistema de detección y las medidas de mejora de la convivencia, que son referencia para el resto del país. «Un primer paso para la solución del problema es afrontar la realidad y no edulcorarla», dijo también, porque no quieren «ocultarla, aunque sea incómoda».

Del mismo modo, y coincidiendo con la noticia del archivo de la causa contra un profesor del colegio público «Melquíades Hidalgo», en Cabezón de Pisuerga (Valladolid), acusado de un presunto delito de abusos sexuales sobre dos niños, Rey comentó que la Consejería de Educación hará una defensa «sólida, firme y sin fisuras» de la reputación, honor y profesionalidad del profesorado de Castilla y León contra los denunciantes falsos porque, aunque considera que debe caer «todo el peso de la ley» sobre los profesores objeto de denuncias si la justicia los encuentra culpables, «aquí no puede haber ninguna broma y no se puede denunciar falsamente».

Otra de las líneas de trabajo novedosas de cara a este curso que comienza es la centrada en los centros educativos de Castilla y León que reúnen una alta concentración de minorías étnicas. Así, Rey anunció que trabajan en mejorar la atención educativa mediante respuestas pedagógicas concretas para cada centro que cuente con esa situación.

La Consejería pilotará un proyecto con experiencias pedagógicas innovadoras en 27 centros

Pilar González García, directora general de Innovación y Equidad Educativa de la Consejería, añadió que para este curso «se está diseñando un plan específico para cada centro», trabajo en el que están implicados desde la Inspección Educativa y el área de Programas de la Consejería, a su Dirección General, los Servicios Sociales de los ayuntamientos, los CEAS y organizaciones religiosas, de modo que irá dirigido a los alumnos, pero también al entorno para dar «una respuesta más innovadora», porque «a veces se ha caído en que estos alumnos tienen un techo de aprendizaje y no pueden mejorar más, cuando lo que se pretende ahora es mejorar el rendimiento escolar y que mejore su relación con el entorno».

En las antípodas de la inclusión

Rey aludió también a que «un centro con un 30% de minorías es un centro con elevada concentración» y que «estos centros están en las antípodas de una educación inclusiva», pero que también tienen en cuenta «el derecho de las familias a la libre elección de centro educativo». En todo caso, las actuaciones que se planteen no seguirán un patrón único para todos los centros, sino que cada uno recibirá un abordaje diferente en función de su realidad, que «pasará por reforzar el equipo directivo, o cambiar el enfoque educativo», como detalló Rey.

Al mismo tiempo, Rey se centró también en la prueba final de Bachillerato y la forma que adoptará el paso a la universidad desde esta etapa y aclaró que se encuentran trabajando con las cuatro universidades públicas de la Comunidad en la definición de la prueba de acceso a los estudios universitarios para que sea «lo más cercana o semejante a la actual PAU».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios