Fernández Mañueco y Rey, ayer en Salamanca
Fernández Mañueco y Rey, ayer en Salamanca - D. ARRANZ
Toros

La Junta remarca el apoyo «indiscutible» a la cátedra de Tauromaquia

Fernando Rey defiende que la Universidad «es la casa de la palabra y no la del grito»

SalamancaActualizado:

Los consejeros de Cultura, María Josefa García Cirac, y de Educación, Fernando Rey, reiteraron ayer en Salamanca el respaldo y apoyo «incondicional» del Gobierno autonómico a la Cátedra de Estudios Interdisciplinares de Tauromaquia de Castilla y León que el pasado lunes no pudo inaugurarse por «razones de seguridad» ante la concentración de antitaurinos convocada a través de las redes sociales.

La Cátedra, impulsada y financiada por el Ejecutivo regional con 75.000 euros para los próximos tres años, «tiene todo el sentido» en palabras de García Cirac porque nació con la vocación de «avanzar y trabajar en el estudio, docencia e investigación», así como en la difusión de la Tauromaquia, a la que el Gobierno regional brinda «un apoyo firme e indiscutible» como Bien de Interés Cultural (BIC) de carácter inmaterial declarado en 2014, agregó la consejera.

De ahí, que la Cátedra «seguirá contando con el respaldo incondicional de la Junta», un sustento que, según la titular de Cultura y Turismo del Gobierno autonómico, forma parte del que se da a un «valor que es patrimonio cultural de todos los castellanos y leoneses».

Por su parte, la consejera manifestó su intención de acudir a los actos que se realicen para difundir estos estudios.

«Razonable» en Salamanca

Por su parte, Fernando Rey ve «razonable» que la «Tauromaquia se estudie» en la provincia salmantina y en su Universidad al entender que las instituciones académicas son centros donde «se estudia todo» y así citó como ejemplo en Alemania, donde se enseña «teología en las universidades civiles».

«Si estudiamos desde las cosas más eruditas hasta las cosas más comunes, ¿cómo no se va a poder estudiar tauromaquia?»

«Si estudiamos desde las cosas más eruditas hasta las cosas más comunes, ¿cómo no se va a poder estudiar tauromaquia?», se preguntó el consejero de Educación del Gobierno regional.

Finalmente, insistió en que la Universidad «es la casa de la palabra» y reconoció que la idea de que se convierta en la casa del grito «no le satisface», en alusión a las protestas y presiones antitaurinas y a las «expresiones aireadas» que hicieron que la institución académica salmantina suspendiera la inauguración oficial de la Cátedra el pasado lunes y ante las que mostró su «repugnancia».