Tribunales

Declaran culpable de asesinato al único acusado de la muerte de Sergio Martín

El jurado popular decidió por unanimidad el delito de asesinato, apreciando además prevalimiento y alevosía, aunque no ensañamiento

El acusado, Francisco Javier García Organista, en la Audiencia Provincial de Ávila
El acusado, Francisco Javier García Organista, en la Audiencia Provincial de Ávila - EFE
ABC.ES Ávila - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Culpable de asesinato. El jurado del juicio por la muerte de Sergio Martín declaró al único acusado de este hecho (F.J.G.O) culpable de un delito de asesinato, donde además apreciaron prevalimiento y alevosía. No aceptaron, sin embargo, el agravante de ensañamiento que pedía la acusación particular. Además, el jurado no dio por buenos tampoco tampoco los atenuantes de arrebato y confesión que había solicitado la defensa, que pedía que se condenara al acusado por un homicidio, aunque el jurado se decantó finalmente por el asesinato.

Una vez que el jurado leyó su veredicto, llegó el momento de que las partes hicieran sus peticiones de penas. El fiscal pidió 17 años y 17 meses de prisión con inhabilitación absoluta y la prohibición de acercarse a Las Navas del Marqués o donde residan los padres y hermana del fallecido durante cinco años más de la pena. La responsabilidad civil la marcó en 200.000 euros.

Por su parte, la acusación particular pidió la pena máxima que se permite de acuerdo a los hechos del veredicto y 10 años de prohibición de acercamiento tras la pena, con una responsabilidad civil de 450.000 euros. La defensa, que antes del veredicto pedía diez años de prisión, se adhirió a la petición del fiscal, sin considerar que hay que extender la prohibición de acercamiento y cifró la responsabilidad civil en 150.000 euros, recordando la intención del acusado de cumplir con ella, informa Ical.

Éste fue el resultado de un juicio que durante seis días pretendió dilucidar lo sucedido en marzo de 2015 cuando Sergio Martín perdía la vida en unos hechos por los que se juzgaba a F.J.G.O., que al principio del juicio reconoció la autoría. El acusado fue el último en tomar la palabra antes de concluir el juicio, asegurando que lo sentía «mucho por la familia de Sergio y amigos» y por su propia familia. «No tenía que haber ocurrido», dijo, añadiendo que fue un «arrebato» y que lo está «pasando muy mal», incluso con medicación para dormir. «Me arrepiento mucho de lo que he hecho», concluyó.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios