Fábrica de Excopesa, de Nobel Sport España, en León, dedicada a la fabricación de cartuchos
Fábrica de Excopesa, de Nobel Sport España, en León, dedicada a la fabricación de cartuchos - ABC
Economía

Castilla y León lidera la venta de armas al exterior y copa la mitad del mercado

Con operaciones por valor de 146,8 millones de euros, el 74% son con Arabia Saudí, Iraq, Emiratos Árabes y Marruecos

Las exportaciones del sector hasta septiembre ya duplican a todo lo comercializado entre 2010 y 2016

ValladolidActualizado:

Vehículos, cereales, vinos..., pero también cartuchos, granadas, armas de caza, pistolas... forman parte de los productos con el sello «made in Castilla y León» que hacen la maleta, sacan la valija y cruzan fronteras. Y es que las armas, municiones y sus partes y accesorios suman al potencial del comercio de la Comunidad en el exterior. Y con tendencia al alza. De hecho, hasta septiembre, la región fue líder absoluta entre las comunidades españolas en ventas de este material a otros países. Con cerca de 146,8 millones de euros facturados acapara casi la mitad (47,27 por ciento) de estos productos hechos en España que encuentran compradores en el extranjero.

En los tres primeros trimestres, las diferentes comunidades «pasaportaron» material de este tipo por más de 310,6 millones de euros, con Castilla y León a la cabeza, seguida, aunque de lejos en valor, por País Vasco, donde la producción propia que cruzó las fronteras nacionales rebasó los 69,7 millones de euros. Cataluña, con ventas por casi 31,29 millones de euros, completa este pódium, según la Base de Datos de Comercio Exterior de las Cámaras de Comercio de España junto con la Agencia Tributaria. Hay autonomías como Canarias y La Rioja donde esta actividad no suma, y otras en las que es prácticamente testimonial lo que exportan. Es el caso de Navarra o Galicia, donde las ventas en los nueve primeros meses del año apenas superan los 70.000 euros entre ambas.

En Castilla y León, según esos datos, los 146,8 millones de euros facturados por contratos con otros países corresponden a 166 operaciones encuadradas bajo el epígrafe de «Armas, municiones y sus partes y accesorios». Además de ser líder en ventas, Castilla y León también es la que mayor rendimiento saca a sus contratos, casi a un media de millón por cada uno. Cerca de 3.400 han tenido que rubricar las empresas vascas para facturar menos de la mitad que las de la Comunidad. Y casi 5.400 selló Cataluña para facturar 31,29 millones.

Con relaciones comerciales con 37 países, Arabia Saudí, un territorio con un potente ejército que dedica el 10 por ciento de su PIB (Producto Interior Bruto) a su mantenimiento, es el principal comprador de estos productos fabricados en la Comunidad. Las ventas allí superaron los 46,8 millones de euros hasta septiembre. Se enviaron productos vinculados al armamento que pesaban en total más de 2,7 toneladas. Y aunque sólo se cerraron diez operaciones, fueron de gran volumen económico, pues éstas acapararon casi un tercio del valor de lo vendido fuera por las factorías de armamento y municiones de Castilla y León.

Un importante mercado son también Iraq (26,63 millones en una sola operación) y Emiratos Árabes Unidos (20 millones en diez contratos). Ambas han resultado ser importantes socios comerciales del sector en el tercer trimestre de este año, lo que ha contribuido a disparar el valor de las exportaciones. Sólo entre julio y septiembre se han duplicado las ventas, que ya habían arrancado el año con muy buenos números (75,9 millones en el primer semestre). También un importante punto de venta está en un territorio más cercano como Marruecos, con contratos por más de 14,5 millones de euros en seis operaciones. Entre esos cuatro países acumularon compras por 108 millones, casi el 74% del total.

Burgos, a la cabeza

Pero las armas con sello de Castilla y León también viajaron a territorios más lejanos como Australia, Indonesia, Nueva Zelanda, Tailandia o Malasia. Qatar (4,3), Túnez (3,9), Colombia (2,4) y Estados Unidos (2,2) destacan entre los compradores. Y en el entorno europeo se cerraron operaciones con varios países, siendo Italia el primer «socio» (3,3 millones). También sobresalen Noruega (2,4) y Francia (1,8 millones).

A la hora de fabricar y vender productos vinculados con las armas y la munición, no en todas las provincias de Castilla y León la actividad es igual. Así, Ávila y Salamanca no registraron exportaciones. Otras cuatro (Segovia, Soria, Valladolid y Zamora) sí mueven algo, pero por menos de 35.000 euros entre ellas hasta septiembre. Y son Burgos, León y Palencia las que más cerraron. Destaca notablemente la primera, pues con más de 139,46 millones exportados copa el 95 por ciento del valor de lo vendido a otros territorios con las 67 operaciones cerradas. Arabia Saudí, igual que para el conjunto regional, es el principal socio comercial, pues un tercio de lo exportado fue al país árabe a través de ocho grandes contratos. Lo mismo ocurre con Iraq, hacia donde todas las mercancías que salieron de Castilla y León lo hicieron desde las factorías burgalesas. Emiratos Árabes Unidos (19,6 millones) y Marruecos (14,36) también están entre los principales compradores de los 28 que lo hacen en Burgos.

Palencia, también en el pódium de las más exportadoras, sumó más cerca de 5,6 millones vendidos. Noruega y Estados Unidos son sus principales compradores. Y los más de 1,7 millones pasaportados desde León se repartieron por una decena de países.

Recuperación

Si la crisis parece que también afectó al sector de la venta de armas y municiones, las cifras de las exportaciones apuntan a que está logrando salir del foso. Y es que sólo hasta septiembre, los 146,8 millones del valor de las 166 operaciones cerradas suman más que todo lo exportado entre 2010 y 2016 (60,44 millones en total). De hecho, es más del doble. El incremento respecto al pasado ejercicio es notable, y en nueve meses se ha multiplicado por más de trece. Entonces se vendieron productos por más de 10,9 millones. Y eso que ya 2016 supuso un salto importante respecto al ejercicio previo y casi se duplicó el valor de las operaciones. En plena crisis económica en España, tampoco los fabricantes de armas de Castilla y León tuvieron una tabla de salvación en otros países. De 2010 -el otro ejercicio reciente con cifras elevadas- a 2011 el desplome fue mayúsculo. Fue remontando poco a poco en las siguientes anualidades, aunque la verdadera «explosión» se ha dado este 2017. Se pasó de vender por más de 32,45 millones en 2010 a no llegar a los 830.000 euros en 2011.

La irrupción de Arabia Saudí entre los nuevos compradores, las potentes operaciones también con Emiratos Árabes e Iraq y la recuperación de las ventas a Marruecos explican el despegue y el salto que Castilla y León ha dado en el balance por comunidades. De ocupar el cuarto puesto en 2016, cuando País Vasco fue el más dinámico (más de 84,67 millones), al primero ahora.

¿Y qué sale desde las factorías de Castilla y León hacia otros países? Casi todo se encuentra encuadrado en el subgrupo de bombas, granadas, torpedos, minas, misiles, cartuchos y demás municiones y proyectiles.