Pantano de Aguilar de Campoo, en Palencia
Pantano de Aguilar de Campoo, en Palencia - ICAL
Tiempo

Las ansiadas lluvias no llegarán a Castilla y León hasta noviembre

En el último trimestre del año las temperaturas serán algo más altas de lo normal

ValladolidActualizado:

Para ver las ansiadas lluvias todavía habrá que esperar al menos casi un par de meses. Las precipitaciones sí que regresarán a Castilla y León este otoño, pero no lo harán hasta el próximo mes de noviembre, en el que incluso se prevé que superen la media de lluvias de la Comunidad, 51 litros por metro cuadrado, en cinco litros. Respecto a las temperaturas, según avanzó este miércoles el delegado territorial de la Agencia Territorial de Metereología (AEMET), Juan Pablo Álvarez, se mantendrán con normalidad respecto a esta época del año.

Juan Pablo Álvarez también ha destacado que el otoño comenzará este próximo 22 de septiembre a las 22.00 horas, y su primer mes, octubre, traerá consigo temperaturas algo superiores a la media, así como precipitaciones más abundantes que en la época estival, aunque todavía sin cierta regularidad.

Diciembre más caluroso de lo normal

En diciembre, último mes de la estación otoñal, se prevé que las temperaturas sean más calurosas de lo normal, exactamente un grado más, y que aparezcan las primeras precipitaciones en forma de nieve, sobre todo en cotas altas.

La rueda de prensa ofrecida en la Aemet sirvió también para hacer balance del verano que está a punto de concluir. En este sentido, el delegado territorial ha explicado que el estío arrojó unos datos en las estaciones meteorológicas que lo acreditan como uno de los que superan la media de temperaturas. Los valores entre junio y agosto, en cuanto a las temperaturas se refiere, fueron «muy superiores a lo normal», incluso llegando en algunas zonas del oeste a valorarse como «extremadamente cálido». De los meses registrados, el más cálido fue junio, que con un aumento de 3,5 grados por encima de la media, provocó altas temperaturas en la mayor parte de Castilla y León, que obtuvo la clasificación de «extremadamente cálido».

Zamora, con la mayor media del verano

Durante los meses de julio y agosto, las temperaturas fueron más irregulares, dejando una media superior a lo habitual pero no de la magnitud de junio. Dentro de las poblaciones con mayor media de temperatura se encuentran: Zamora, Valladolid, Segovia y Ponferrada. Zamora, con 23,8 grados, fue la que registró la mayor media de temperatura en la Comunidad, y también la que más aumentó con respecto a su propia media histórica. Le siguieron Valladolid (23,3 grados y una diferencia de 2,1), Segovia (22,7 grados y una diferencia de 1,8) y Ponferrada (22,6 grados y una diferencia de 1,8).