Baleares

Cinco incógnitas que aún quedan por resolver tras la agresión a una niña de ocho años en un colegio de Palma

Las declaraciones de los responsables del centro escolar y de los doce atacantes serán decisivas para esclarecer por completo las circunstancias del suceso

Entrada al colegio público de Palma de Mallorca donde se produjo la brutal agresión
Entrada al colegio público de Palma de Mallorca donde se produjo la brutal agresión - EFE

La brutal agresión sufrida el pasado miércoles por una niña de ocho años en Palma a manos de doce compañeros suyos del colegio público Anselm Turmeda ha suscitado una condena unánime desde todos los ámbitos, que ha sido el paso previo para la posterior investigación que se ha puesto ya en marcha. El suceso ocurrió justo al final del tiempo del recreo matutino. Tras sonar el timbre, la citada niña cogió el balón con el que jugaban un partido de fútbol unos niños —incluida ella misma— y unos adolescentes, y se lo intentó entregar a un profesor. Instantes después, tuvo lugar el ataque.

Según consta en la denuncia presentada por la familia ante la Policía Nacional, uno de aquellos adolescentes, de catorce años, se dirigió entonces hacia la niña, le dio una patada, la tiró al suelo, se sentó sobre ella y la inmovilizó. El resto de integrantes de ese grupo —de entre doce y catorce años— se sumaron a la agresión y empezaron a dar patadas a la menor por todo su cuerpo. Uno de los atacantes incluso cogió la cabeza de la niña y la estrelló con fuerza contra el suelo. Los presuntos agresores ya han sido identificados y deberán declarar en breve ante la Policía, si bien la mayoría de ellos son inimputables por razones de edad.

Abierta ya la preceptiva investigación por parte de la Consejería de Educación del Gobierno balear y de la Policía Nacional, a lo largo de la próxima semana se resolverán varias incógnitas que en estos momentos aún siguen abiertas. En ese sentido, serán claves las aportaciones que puedan hacer la directora del centro, la tutora de la niña y un profesor del colegio cuando den su versión acerca de lo sucedido. Las principales dudas que por ahora aún no se han resuelto son cinco.

-¿La niña había sufrido episodios previos de acoso?

La familia asegura que la menor habría sufrido ya diversos episodios previos de acoso, que incluso se remontarían al curso anterior. En concreto, habría sido insultada y humillada previamente en diversas ocasiones, situación que también habría sufrido su hermana de doce años. Una de las hermanas mayores de ambas niñas ha denunciado ante los medios que la dirección de la escuela fue informada ya en su momento de esa circunstancia.

-¿Por qué no había ningún profesor en el patio cuando se produjo la agresión?

Al parecer, durante el tiempo del recreo sí hubo un profesor de vigilancia en el patio, pero se habría tenido que ausentar a causa de una emergencia que surgió no relacionada en absoluto con la agresión. Otra duda que se ha planteado estos días es si debería haber siempre como mínimo dos docentes a la hora del recreo y no sólo uno para poder vigilar posibles incidentes que se pudieran producir.

-¿Por qué el colegio no llevó a la niña a un médico o llamó a la Policía tras lo sucedido?

Tras la paliza, la niña no fue llevada a un médico para comprobar si podría tener alguna lesión ni se llamó a la Policía para informar de lo ocurrido. La madre de la niña sólo tuvo conocimiento de la agresión cuando fue a recoger a su hija, a las dos de la tarde. En ese momento, decidió llevarla al Hospital de Son Espases. Allí detectaron que la menor tenía una fisura en una costilla y un desprendimiento en un riñón, además de presentar hematomas en la cabeza y en las extremidades. La niña fue dada de alta dos días después y se está recuperando en su casa de las lesiones sufridas.

-¿Se trata de un colegio problemático en una barriada difícil?

El colegio Anselm Turmeda se encuentra ubicado en la palmesana barriada de Son Roca, que es una zona eminentemente obrera que en estos últimos años ha crecido de manera significativa, sobre todo debido a la llegada de población inmigrante. Este hecho no ha supuesto, hasta ahora, problemas de convivencia en la barriada ni tampoco ha implicado que el citado colegio se haya visto afectado en cursos pasados por algún tipo de enfrentamiento entre los alumnos de distintas comunidades o etnias.

-¿Ha sido correcta la reacción social?

La noticia de la agresión no trascendió en los medios hasta el viernes, jornada en la que se vivieron momentos de tensión en el colegio. Algunos padres querían reunirse de inmediato con la dirección, para expresar su preocupación por todo lo ocurrido. En ese contexto, el propio centro escolar requirió la presencia de la Policía Nacional para que se recuperase la calma. Además, algunos progenitores optaron por no llevar a sus hijos a clase. Por otra parte, la plataforma ciudadana «hazteoír.org» está recogiendo firmas desde hace dos días para que se tramite la dimisión de la junta directiva del colegio Anselm Turmeda. Al mediodía de este domingo, habían sido recogidas ya unas 2.500 firmas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios