Sociedad

Una niña de ocho años, hospitalizada en Palma tras ser agredida por doce alumnos mayores de su colegio

La menor, que había sido insultada y humillada en ocasiones anteriores, fue golpeada por coger un balón

La niña necesitará dos semanas de reposo para recuperarse de la paliza - EFE

La consejera de Servicios Sociales del Gobierno balear, la econacionalista Fina Santiago, anunció este viernes que dos inspectores de la Consejería de Educación están investigando la agresión sufrida el pasado miércoles por una niña de ocho años en un colegio público de Palma. La menor tuvo que ser ingresada en el hospital de Son Espases después de ser presuntamente atacada por una docena de alumnos del centro, al parecer porque había cogido el balón con el que estaban jugando.

El suceso ocurrió justo al final del tiempo del recreo matutino. Tras sonar el timbre, la niña cogió el balón con el que jugaban unos adolescentes y se lo intentó entregar a un profesor, instantes antes de regresar de nuevo a clase. Según consta en la denuncia presentada por la familia ante la Policía Nacional, uno de aquellos adolescentes, de catorce años, se dirigió entonces hacia la niña, le dio una patada, la tiró al suelo, se sentó sobre ella y la inmovilizó. Sus amigos —de entre doce y catorce años— se sumaron a la agresión y empezaron a dar patadas a la menor por todo su cuerpo.

En el momento del ataque no había ya ningún profesor en el patio, ya que al parecer se había producido una urgencia con otra alumna y los docentes de vigilancia se habían tenido que ausentar. Cuando la madre de la niña fue a recoger a su hija, a las dos de la tarde, una profesora le explicó el incidente y le dijo que veía bien a la niña. Sin embargo, la mujer decidió llevar a su hija a Son Espases.

En el centro hospitalario detectaron que la víctima tenía una fisura en las costillas y un desprendimiento en un riñón, además de presentar hematomas en la cabeza y en las extremidades. La menor fue dada de alta ya este viernes y se está recuperando en su casa de las lesiones sufridas.

Las dos hermanas mayores de la niña se desplazaron este viernes hasta el colegio para pedir explicaciones a la dirección sobre lo sucedido. En declaraciones a los medios, una de ellas señaló que se le había garantizado que el centro iba a hacer «todo lo posible, todo lo que esté en su mano, para que esto no vuelva a ocurrir».

La situación de tensión que se percibía en el centro escolar a primera hora de la mañana del viernes por la preocupación de varios padres en relación a este asunto, provocó que se solicitase la presencia de efectivos policiales.

Por lo que respecta a la posibilidad de que la víctima hubiera podido padecer con anterioridad a la agresión varios episodios de acoso, la consejera de Servicios Sociales indicó que aún no tenía «información suficiente» sobre esa posible circunstancia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios