Reunión del grupo parlamentario de Ciudadanos
Reunión del grupo parlamentario de Ciudadanos - EFE

El PSOE habla de «triple empate» y Rivera ya ve «cerca» la victoria de Ciudadanos

El PP acusa a Rivera de «vivir pegado a la demoscopia» y Podemos destaca que cualquiera de las cuatro grandes formaciones puede ganar

MadridActualizado:

El PSOE se aferra a lo lejos que quedan las elecciones para no dramatizar los resultados de un barómetro del CIS que lo sitúan en tercera posición, superado por primera vez por Ciudadanos. El secretario de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos, ha destacado en una primera reacción en el Congreso de los Diputados que «hay un escenario electoral absolutamente abierto» y que la encuesta «apunta a un triple empate».

El número tres de los socialistas ha argumentado que «el margen de error es similar a la diferencia entre los tres partidos» de la cabeza. Los socialistas, que caen por tercer barómetro consecutivo, se aferran a la comparativa interanual, para argumentar que tras la reelección de Pedro Sánchez el partido ha recuperado posiciones: «stábamos en un 19,9% en abril del 2017 y ahora en un 22%», ha recordado Ábalos.

El PSOE destaca que «el Gobierno está en caída libre» y que «la única alternativa es el PSOE. Es claramente la opción de izquierda». Ábalos ha argumentado que la disputa en la hegemonía «en las derechas» entre PP y Ciudadanos está provocando que ese electorado esté muy movilizado y que eso no se está produciendo en la izquierda. En Ferraz creen que pese a la posición este sondeo, con la bajada del partido del Gobierno, corrobora su tesis de luchar por la victoria: «El PSOE asume que está en posición de ganar. Esto es una carrera de fondo».

La prudencia que ha querido imprimir el PSOE a su relato ha contrastado con el entusiasmo en las filas de Ciudadanos. En una intervención ante su grupo parlamentario, Albert Rivera, ha señalado que está «cerca» una victoria electoral que supondría «pasar página» del bipartidismo.

«Tenemos que estar satisfechos, pero a la vez ser muy prudentes. La mayoría de los españoles quiere pasar página del bipartidismo y esa tendencia se consolida», ha señalado Rivera.

«El PP sigue siendo el partido preferido»

Este entusiasmo de Rivera le ha servido al PP para cargar contra el líder de Ciudadanos, al que han acusado de «vivir pegado a la demoscopia». «Hay quien vive pegado a la demoscopia y nosotros vivimos pegados a la realidad y los problemas de los españoles, porque si al final uno vive pegado a la demoscopia a lo que conduce eso generalmente es a la demagogia, y eso no es bueno para el país», ha asegurado el portavoz de los populares en el Congreso, Rafael Hernando.

A su juicio, teniendo en cuenta que «Rivera vive muy pendiente de las encuestas», el último barómetro del CIS debe ser «una humillación» para el líder de Ciudadanos, ya que, ha explicado Hernando, «Al señor Garzón (líder de IU) y al señor Baldoví (líder de Compromís) los valoran más alto que al "líder de las encuestas"».

La lectura del portavoz del PP sobre el CIS es que su partido «sigue siendo el preferido de los españoles a pesar del lógico desgaste de la acción de Gobierno». «Nosotros no trabajamos para las encuestas, trabajamos para los españoles», ha zanjado.

Desde Podemos han optado por extender el «triple empate» proclamado por el PSOE a una situación en la que cualquiera de las cuatro grandes formaciones puede ganar. La portavoz de la formación en el Cogreso, Irene Montero, ha asegurado que «el CIS confirma el escenario de cuatro grandes formaciones con pequeñas distancias en intención de voto. Cualquiera puede ganar en las próximas elecciones generales».

Montero ha destacado que la subida de Podemos y Ciudadanos y la bajada de PP y PSOE se debe a una «crisis del bipartidismo que no tiene marcha atrás» y que con los datos de la encuesta «el futuro pasa por elegir entre dos alternativas al bipartidismo: o el sálvese quien pueda de Ciudadanos, o garantizar derechos y cuidados, como propone el espacio del cambio».

Por su parte el líder de Podemos, Pablo Iglesias, también ha destacado que su partido «crece ininterrumpidamente desde enero» después del desplome que sufrió durante los meses de más tensión del conflicto en Cataluña.