Arturo Pérez-Reverte
Arturo Pérez-Reverte - ABC

Pérez-Reverte, a Colau: «Debería reservar sus demagogias cutres para "Sálvame"»

La alcaldesa de Barcelona se enfrenta en Twitter al escritor, después de que este dijera que «a Rufián le pegaban en el colegio»

MADRIDActualizado:

«A Rufián le pegaban en el colegio», comentó Arturo Pérez-Reverte en una entrevista en «la Sexta Noche». El diputado de ERC le respondía a través de Twitter: «La verdad es que no, pero en cualquier caso hay que ser muy miserable para frivolizar así el bullying». A la polémica generada se ha sumado ahora la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha salido en defensa del Gabriel Rufián a través de la famosa red social: «Discrepo en muchas cosas con Rufián, pero en esto tiene todo mi apoyo: Pérez-Reverte debería pedir disculpas a víctimas de bullying», escribió en su cuenta personal.

No fue el único. El exdiputado de Podemos, David Bravo, también entró en la polémica contra el escritor: «Cuando Reverte pretende humillar a Rufián con eso de "tiene pinta de que le pegaban en el cole", asume un discurso cómplice con el matón. Ese discurso que sugiere que sufrir abusos es algo que define fundamentalmente a la víctima».

Pérez-Reverte, lejos de rebajar el tono, ha salido al encuentro (virtual) de la alcaldesa echando más leña al fuego: «Váyase a hacer demagogia barata a otra parte, señora. A usted nadie le ha dado pandereta en esta fiesta. A mí no me utilice para sus basuritas político-folklóricas».

La alcaldesa, que a la misma hora que Pérez-Reverte era entrevistado en «La Sexta Noche» ella desvelaba su bisexualidad en otra entrevista en «Sálvame», respondía de nuevo al escritor: «No entiendo su agresividad. Un hombre culto como usted debería sentirse interpelado por reflexiones como esta (de David Bravo)». Y Rufián interpelaba: «Arturo, se trata de acabar con el bullying, no de ir buscando nuevas víctimas. Cálmate un poco, machote».

La discusión, por supuesto, no iba a quedar ahí: «Una mujer inculta como usted (y además con escasa comprensión audiovisual, si es que vio la entrevista, que lo dudo), debería reservar sus demagogias cutres para "Sálvame" y para su turbio negocio político. Ahí le rentan más», escribía el autor a Colau, que más tarde añadía un enlace a un artículo de «XL Semanal» de 2015, que presentaba como «sus disculpas».

En el texto, bajo el título de «Esas jóvenes hijas de puta», el escritor se refiere al caso de Carla Díaz Magnien, una adolescente desesperada, «acosada de manera infame por dos compañeras de clase», que se suicidó tirándose por un acantilado en Gijón en 2013. «Un juez condenó a las dos acosadoras a la estúpida pena —no por estupidez del juez, que ahí no me meto, sino de las leyes vigentes en este disparatado país— de cuatro meses de trabajos socioeducativos», críticaba Pérez-Reverte.

Finalmente, el escrito ha publicado otro texto en el que resume toda su visión de la polémica y en la que llama «cantamañanas» a Rufián y a la alcaldesa de Barcelona, «que la noche de la entrevista no pudo verla porque estaba desnudando su corazón en "Sálvame de Luxe"».