VÍDEO

Ana Pastor, desesperada con los continuos rifirrafes entre los diputados

La presidenta del Congreso espetó un «bendito sea Dios» después de una sesión en la que llamó la atención en reiteradas ocasiones

Actualizado:

La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, tiene que lidiar con debates complicados y en los que la tensión crece hasta volverse incontrolable. Después de una jornada cargada de reproches y llamadas de atención a los integrantes del hemiciclo, Pastor suspiró y dijo: «Bendito sea Dios».

La sesión plenaria de este jueves no tenía en principio asuntos controvertidos, pero los rumores de conversaciones en el Salón de Plenos han sido persistentes, lo que ha motivado constantes llamadas de atención desde la Presidencia.

Al tener que insistir en sus avisos, Ana Pastor se ha preguntado incluso si los diputados padecían algún tipo de «crisis de amnesia transitoria», ya que tenía que pedir en varias ocasiones respeto por el orador.