España

El nuevo PSOE recibe con desconfianza el triunfo del «sanchista» Iceta en el PSC

El reelegido líder de los socialistas catalanes es contrario a que Susana Díaz se haga con la Secretaría general del PSOE

Susana Díaz y Javier Fernández, ambos con paraguas, el miércoles en el desfile de la Fiesta Nacional
Susana Díaz y Javier Fernández, ambos con paraguas, el miércoles en el desfile de la Fiesta Nacional - Jaime García

Tanto Nùria Parlon como Miquel Iceta comprometieron el «no» de los siete diputados del PSC a Mariano Rajoy en la investidura. Por ese lado, el disgusto de la gestora del PSOE estaba garantizado. Pero Parlon ha tendido puentes con Susana Díaz en los últimos meses para distanciarse de un Iceta convertido en el principal defensor de Pedro Sanchez y, desde esa perspectiva, su derrota ayer en el PSC ha sido recibida en el PSOE andaluz con preocupación.

En el resto de federaciones, mezcla de alivio y prevención. Alivio en todas porque se aleja la promesa de Parlón de poner patas arriba la relación PSC-PSOE y recuperar el «derecho a decidir»; y prevención en las que mandan en la gestora porque Iceta llega reforzado en sus tesis al Comité Federal del domingo 23 decisivo sobre la investidura.

Y con él los secretarios generales «sanchistas»: Idoia Mendía (País Vasco), Sara Hernández (Madrid), Luis Tudanca (Castilla y León), Eva Díaz Tezanos (Cantabria); María Chivite (Navarra); César Luena (La Rioja) y Rafael González Tovar (Murcia), aferrados al masivo «no» a Rajoy de la militancia.

De momento, la gestora felicitó anoche a Iceta por su victoria en un comunicado donde le recuerda que el encaje de Cataluña en España debe hacerse «desde el diálogo y el respeto a nuestro marco constitucional».

La urgencia es combatir el «no»

Susana Díaz (Andalucía), Javier Fernández (Asturias), Guillermo Fernández Vara (Extremadura), Emiliano García-Page (Castilla-la Mancha) o Ximo Puig (Valencia) tienen ahora otras urgencias: Están viendo cómo en las agrupaciones locales de toda España el no a Rajoy arrasa. Incluso con situaciones tensas como la que se produjo anteayer, viernes, en Zamora. El secretario provincial, Antonio Plaza, tuvo que abandonar una asamblea con más de un centenar de afiliados tras increparle por defender la abstención.

Ayer, tras entrevistarse con el presidente de la gestora, el secretario general en Castilla y León, Luis Tudanca, señaló que le parece «un suicidio» el apoyo que se quiere dar a Rajoy porque fortalece la idea de que PP y PSOE son lo mismo, en un momento de escándalo nacional por el juicio de la Gürtel. Y la «número dos» en la lista por Madrid, Margarita Robles, ha insistido en que a ella no le puede obligar el Comité Federal a cambiar su compromiso con los electores.

En sentido contrario se ha manifestado el exministro y actual portavoz del PSOE en el Parlamento Europeo, Ramón Jáuregui, quien señaló que si el Comité Federal decide que haya elecciones, eso sería «un ridículo internacional para España».

«Entiendo a mis compañeros porque creo que expresan un sentimiento, pero creo que hay que incorporar un pensamiento, y ese pensamiento tiene que girar en torno a cuál es el mejor papel para el PSOE en este momento de España», dijo en referencia al no de la militancia.

75.000 firmas

De momento, la revuelta que está dando alas al alcalde de Jun (Granada), el sanchista José Antonio Rodríguez, en su recogida de firmas para obligar a la gestora a convocar ya un congreso extraordinario.

Con él se están volcando distintos alcaldes -Rodriguez asegura que son casi 500- y, según algunas fuentes, ya son más de 75.000 los militantes que han firmado, a solo 18.000 de la mitad del censo total.

Si lograra 93.000 firmas, la gestora tendría un fuerte problema político porque no podrá retrasar el congreso. Y quienes controlan ahora el PSOE lo quieren celebrar allá por el verano de 2017, lejos del actual clima de revuelta. Intuyen que la figura de Pedro Sánchez saldría reforzada en unas primarias a corto plazo y, por contra, la candidatura de Susana Díaz a la Secretaría general, muy combatida en redes por los fieles a Sáchez, se vería claramente perjudicada.

La idea de los promotores de la campaña es llevar esta semana las cajas con las firmas al notario y luego entregarlas en Ferraz con el objetivo de que el Comité Federal del domingo 23 pueda analizar la petición.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios