España

El nombramiento de Luis Tejada como director de la AECID provoca la protesta del PSOE

Los socialistas piden explicaciones a Margallo porque lo consideran un alto cargo

El diplomático Luis Tejada, nuevo director de la Aecid
El diplomático Luis Tejada, nuevo director de la Aecid - EFE

La designación del diplomático Luis Tejada como nuevo director de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), un cargo que no tenía titular desde julio de 2013, ha provocado la protesta del PSOE que considera que se trata de un nombramiento «político» de un alto cargo, pese a estar el Gobierno en funciones.

En julio de 2013, tras producirse el cese del anterior responsable, Juan López-Doriga, las funciones del director de la Aecid las asumió el secretario general de Cooperación Internacional, Gonzalo Robles, hasta que hace un año éste dejó el puesto para presentarse como candidato del PP al Senado. Desde entonces, en la práctica ha sido Luis Tejada quien ha llevado la dirección de la Aecid, desde su puesto de director de Cooperación con África y Asia en la propia Agencia.

Tejada tiene una amplia experiencia en asuntos de cooperación y desarrollo y según fuentes de Exteriores citadas por Europa Press, el Gobierno consideró pertinente su nombramiento por la necesidad de «asegurar el buen funcionamiento de la Agencia y una necesaria coordinación», después de que en los últimos meses, otros cargos de la misma la hubieran dejado para ir a otros destinos.

Pero estar en funciones, tiempo en el que se considera que no deben ser nombrados altos cargos, el Gobierno pidió un informe a la Abogacía del Estado, que concluyó que se podía proceder al nombramiento de Tejada, incidiendo en que su labor debe ceñirse a los asuntos de gestión ordinaria de la agencia. En su informe, el abogado del Estado diferencia entre lo que es Gobierno y Administración y argumenta que el hecho de que el Gobierno esté en funciones no puede condicionarle tanto como para que se paralice la Administración porque eso no sólo no sería legal e improcedente sino que también perjudicaría los intereses generales de la sociedad, según las mismas fuentes.

Sin embargo, el PSOE expresó ayer su rechazo a un nombramiento que considera «político» y no «técnico», y el Grupo Parlamentario Socialista registró una solicitud de comparecencia en el Congreso de los Diputados del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, para que dé explicaciones al respecto.

El portavoz del PSOE en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, Ignacio Sánchez-Amor, señaló en un comunicado que el nombramiento de altos cargos por parte de un Ejecutivo en funciones contraviene el «criterio político y jurídico seguido hasta este momento por los gobiernos españoles en funciones», y que consiste en «no nombrar» altos cargos de la Administración, puesto que tales decisiones «condicionan la orientación política de los asuntos públicos».

En el caso concreto del director de la AECID, un puesto con categoría de secretario general o subsecretario, se trata de un alto cargo que incluye la responsabilidad de ejecutar 252 millones de euros y del que dependen 49 unidades de la AECID en el exterior y un millar de trabajadores, afirmó Sánchez Amor, quien dijo también que no percibía la urgencia para cubrir la vacante que dejño Gonzalo Robles hace un año.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios