España

El hijo del pastelero que llegó a decano de los jueces

En 2011 arrasó en las elecciones municipales de Sevilla, donde obtuvo 20 concejales de 33 posibles

Zoido durante una entrevista en 2006
Zoido durante una entrevista en 2006
A.G.R Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Sólo 25 años tenía cuando estrenó su primera toga en Lanzarote, su primer destino. Para llegar a ser juez, Juan Ignacio Zoido tuvo que compaginar los estudios con el trabajo en el negocio de su familia, una pastelería que tenía su padre en el pueblo extremeño de Fregenal de la Sierra y que todavía sigue regentando su familia. Compartió con otros compañeros un piso de estudiantes en Sevilla, donde hizo Derecho. Y ya no quiso marcharse más de la capital andaluza.

Estando en Canarias consiguió una plaza rápidamente en Utrera y poco después ya era magistrado de Familia y de lo Penal, hasta que en 1992 fue nombrado decano de los jueces sevillanos. Está casado con la murciana Beatriz Alcázar, con quien ha tenido cuatro hijos, aunque el segundo de ellos falleció en un accidente de tráfico.

En esa época Zoido ya había dado sus primeros pasos en la política, a la que llegó de la mano de Margarita Mariscal de Gante, que lo nombró director general de Relaciones con la Administración de Justicia en 1996.

En el año 2000 fue nombrado delegado del Gobierno de José María Aznar en Castilla la Mancha y en 2002 delegado del Gobierno a Andalucía. Fue secretario general del PP andaluz con Javier Arenas y presidente tras su marcha. En 2011 arrasó en las elecciones municipales de Sevilla, donde obtuvo 20 concejales de 33 posibles.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios