Los dos mandatarios, ayer en Buenos Aires
Los dos mandatarios, ayer en Buenos Aires - Reuters

España y Argentina unen fuerzas para frenar a Maduro

Los dos países advierten de que no reconocerán las elecciones

Buenos AiresActualizado:

Mariano Rajoy y Mauricio Macri demostraron tener mucho en común a la hora de abordar reformas económicas o entender la política. Pero coinciden en algo más. Ambos reciben insultos y ataques continuos del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. De hecho son los dos objetivos preferidos del dictador. Ayer, en la reunión de la Casa Rosada, incluyeron un punto especial sobre la situación de Venezuela. El entendimiento entre España y Argentina es completo: la situación es insostenible, y ninguno de los dos países reconocerá las elecciones en ese país.

«Lamentamos compartir una visión tan negativa de lo que ocurre en Venezuela. Hace rato que se han dejado de respetar los derechos humanos», advirtió Macri, con un tono evidente de preocupación. El presidente argentino denunció el «tremendo nivel de atropello» del Gobierno de Maduro a los derechos de los ciudadanos. «Seguiremos reclamando una salida democrática para el pueblo venezolano», advirtió Macri, en total coincidencia con Rajoy. Los dos exigieron la liberación de los presos políticos, y dejaron claro que ninguno de los dos países convalidará «el resultado electoral del 20 de mayo, no importa la fecha que sea, no tiene ningún valor». «Por más que el señor Maduro me insulte, no tendrán validez, porque hace rato que no hay democracia en Venezuela», sentenció Macri.

Rajoy suscribió una a una las palabras de su colega: «Desgraciadamente, el problema es de tal magnitud que no queda otra». El presidente cree que el problema ha desbordado ya todas las fronteras. Su solución para por devolver la palabra a los venezolanos, pero sin «cortapisas ni amenazas», en unas elecciones realmente libres y democráticas.

Tras la reunión y la rueda de prensa conjunta, Macri ofreció un almuerzo oficial a Rajoy en la Casa Rosada, con 400 invitados, y con brindis de ambos en los que ensalzaron el excelente momento de la amistad entre los dos países. En el menú, centolla patagónica en aro crocante de papas, de primero; lomo grillado con espinacas y tomate confit, de segundo, y volcán de chocolate con salsa de pistacho, de segundo, con champán argentino Barob B, La primera jornada de la visita de Rajoy acabó en el Club Español, con una recepción a la colectividad española, la mayor del mundo, con 476.449 personas.