Imaz y Brufau, durante la junta de accionistas
Imaz y Brufau, durante la junta de accionistas - JOSÉ RAMÓN LADRA

Repsol prevé una subida del petróleo durante este año y el próximo

La compañía estima que la primera producción del megayacimiento de Alaska será en 2021

MadridActualizado:

La demanda y la oferta de petróleo están este año más equilibradas que en 2016, por lo que los precios irán al alza, según ha manifestado hoy el presidente de Repsol, Antonio Brufau, en la junta de accionistas de la petrolera. El precio medio del crudo en 2017 será de 57 dólares y de 65 dólares en 2018. Actualmente, el tipo Brent está en 52 dólares.

Brufau cree que los principales productores de petróleo, tanto de la OPEP como otros países, prorrogarán otros seis o nueve meses el recorte de producción de 1,8 millones de barriles diarios aprobado a finales de 2016.

También subrayó que Repsol cuenta «con el mejor sistema de refino de Europa», por lo que sus resultados se beneficiarán del incremente previsto del margen de refino en 2017 (7,1 dólares por barril),. y que en el primer trimestre de este año las ventas de carburantes han crecido un 2,4%.

Sobre el cambio climático, ha dicho que existe una gran confusión entre la población y en las autoridades y ha criticado la generación eléctrica con carbón y ha pedido más eficiencia en las centrales, así como en los motores y en los vehículos. «Si se sustituyeran los coches diésel viejos por otros diésel modernos, se acababa radicalmente la contaminación en una ciudad como Madrid». También ha subrayado que en la capital existen muchísimas calefacciones que utilizaban carbón y ahora biomasa y que producen miles de partículas contaminantes.

Brufau ha vuelto a calificar de «exageradas» las subvenciones al vehículo eléctrico y ha dicho que Repsol, con una inversión de 500 millones de euros en varios años en I+D+i conseguirá un ahorro de 43 millones de toneladas de emisiones en diez años. «Para conseguir ese mismo ahorro se necesitarían hasta 6,5 millones de vehículos eléctricos». Asimismo, subrayó que la inversión de la petrolera ha generado un ahorro al Estado de 65.000 millones de euros.

El consejero delegado, Josu Jon Imaz, se refirió a la «nueva Repsol» tras la adquisición de la canadiense Talismán. «Ahora somos más gasistas, más grandes y eficientes, estamos entre las 15 mayores petroleras privadas del mundo y tenemos presencia en más de 40 países». Imaz ha destacado que en 2016 consiguieron sinergias por valor de 1.600 millones de euros y otros 5.100 millones en desinversiones. El resultado de 2016 fue positivo en 1.736 millones, frente a las pérdidas de 1.398 millones de 2015. La deuda se redujo en 3.800 millones durante el año pasado (hasta 8.100 millones), con una liquidez de 9.347 millones de euros.

Asimismo, adelantó que en el primer semestre del próximo año actualizarán el actual plan estratégico de la compañía. Y explicó que el megayacimiento de Alaska empezará a producir unos 120.000 barriles diarios en 2021, según los datos con los que cuentan en la actualidad.

Los robots, el hombre y el perro

Un accionista pidió al consejo un aumento del dividendo porque «ustedes ganaron el año pasado más que el anterior» y que ese dividendo se abone trimestralmente. Brufau negó la supuesta subida de sueldos.

Sobre Gas Natural Fenosa, participada en un 20% por Repsol, Brufau subrayó que «siempre ha sido un activo estratégico y, como tal, está sometido a todo tipo de reflexiones en todo momento; además, no tenemos ninguna fidelidad a ningún activo».

La anécdota de la junta la protagonizó Brufau, cuando contó que en una reciente reunión con su director financiero, éste le comentó que en las fábricas habrá en un futuro robots, un hombre y un perro: los primeros, para trabajar; el hombre, para dar de comer al animal y éste, para vigilar que el hombre no toque a los robots.

Asimismo, Imaz dijo que Repsol ha sido la única compañía del mundo que ha conseguido levantar y trasladar a puerto una plataforma petrolera para su desmantelamiento en Noruega.