Arturo Rojas, Ignacio Araluce, Yolanda Gómez, José Emeterio Gutiérrez y Fernando Soto, en el foro de ABC - BELÉN DÍAZ

La energía y la industria piden un pacto de Estado que dé estabilidad y certidumbre a la economía

Sería «una locura» prescindir ahora de las centrales nucleares en España, afirma el presidente del Foro Nuclear

MadridActualizado:

Destacadas personalidades de los sectores energético e industrial han pedido hoy en la Casa de ABC un pacto de Estado en nuestro país que dé estabilidad y certidumbre a la economía en general y, más concretamente, a los inversores, a los consumidores y a las empresas electro-intensivas.

En esta propuesta han coincidido el presidente del Foro Nuclear, Ignacio Araluce; el presidente y CEO de Westinghouse Electric Company, José Emeterio Gutiérrez; el director general de AEGE (Asociación de empresas con gran consumo de energía), Fernando Soto; y el socio de AFI, Arturo Rojas, en el foro ABC Energía Nuclear que se ha celebrado hoy en la sede de este diario y que ha estado moderado por Yolanda Gómez, subdirectora de ABC.

«Hay que perseguir un pacto de Estado para que cualquier cambio de gobierno no altere las reglas de juego», ha subrayado Fernando Soto. «Los inversores deben de tener certidumbre legislativa», añadió Arturo Rojas. «Es imprescindible que haya estabilidad porque una central nuclear puede llegar a funcionar 80 años», ha explicado José Emeterio Gutiérrez.

La consecución de un pacto de Estado responde a la inexistencia de una política energética en España «y en casi todos los países occidentales», ya que los gobiernos «solo establecen objetivos» en función de los acuerdos internacionales como los de Kioto y París, según el presidente y CEO de la multinacional Westinghouse Electric. Arturo Rojas ha afirmado que «ni hay política energética ni regulación clara. Nadie sabe qué va a pasar a partir del año 2030, por lo que ningún inversor se atreve a invertir».

Mix de generación

Respecto a la transición energética en España para cumplir con las exigencias de la Cumbre de París, Ignacio Araluce ha manifestado que «estamos en un momento de incertidumbre» y ha subrayado que si hubiera que sustituir la generación térmica por renovable, «habría que duplicar la potencia instalada de estas energías y triplicarla si se cerraran las nucleares, lo que es algo impensable actualmente». Por eso cree que el mix de generación de nuestro país en 2030 será más o menos el mismo que ahora, con algo más de renovables. José Emeterio Gutiérrez considera fundamental «evaluar el impacto económico de las decisiones que se tomen sobre el mix energético y decidir cuál es la energía base».

El sistema eléctrico necesita seguir contando con las centrales nucleares durante muchos años más. Esta es otra de las afirmaciones en la que han coincidido los invitados a este foro. Para ello es fundamental apostar por la prolongación de la vida útil de los siete reactores que quedan en nuestro país tras el reciente cierre de Garoña. «La decisión de paralizar hace años la central de Zorita fue puramente política», afirman, «porque no había, ni hay, problemas de seguridad en estas instalaciones». Ignacio Araluce ha destacado que «todas las centrales están en perfecto estado porque se han ido revisando y actualizando constantemente, por lo que sería una locura prescindir de ellas; además, empujan a la baja a los precios de la electricidad en el mercado mayorista». José Emeterio Gutiérrez ha añadido que «es una pena que las centrales nucleares alemanas se paren por una decisión política porque son unas instalaciones impecables». En su opinión, esta industria sigue adelante en Asia y en Oriente Medio, pero se ha ralentizado en Occidente.

Impuestos y factura energética

Araluce ha criticado los impuestos que gravan la generación eléctrica y que para las nucleares supone «mil millones de euros al año en su facturación». Precisamente en otra cuestión en la que han coincidido los expertos reunidos en la Casa de ABC ha sido en la necesidad de sacar del recibo de la luz los numerosos costes que son ajenos al mismo, que suponen más del 40% de la factura, y que «deberían ser asumidos por los Presupuestos del Estado».

Del elevado coste de la factura energética que soportan las empresas se ha quejado Fernando Soto. La Asociación de empresas de gran consumo de energía agrupa a 27 compañías industriales que facturan 20.000 millones de euros, suman 186.000 empleos y acumulan el 11% de la demanda eléctrica. «Actualmente, los precios de la luz son hasta 15 euros el megavatio hora más caros en España que en Francia y Alemania, lo que daña la competitividad de nuestras empresas». Los precios de la energía deben de ser «estables, predecibles y competitivos», añadió Soto, quien también pidió a la Administración que facilite la firma de contratos de energía a corto y medio plazo entre las eléctricas y las industrias.