Desde CEOE, sin embargo, se oponen a incrementar el coste del despido de los trabajadores temporales
Desde CEOE, sin embargo, se oponen a incrementar el coste del despido de los trabajadores temporales - REUTERS

CEOE y PSOE, contra la reforma que encarece el despido de temporales

La patronal cree que frenaría la creación de empleo y lastraría la competitividad de las empresas

MadridActualizado:

La propuesta de reforma laboral del Ministerio de Empleo a los agentes sociales que ayer adelantó ABC ha recabado las primeras valoraciones. El Gobierno plantea, entre otras medidas, un encarecimiento del despido de empleados temporales, siendo la indemnización creciente según la antigüedad: de 12 días el primer año, por ejercicio trabajado; 16 días para el segundo y 20 para el tercero. En la actualidad es de 12 días para los temporales, por lo que esta propuesta igualaría la indemnización que cuentan los fijos cuando el despido es objetivo.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, explicó ayer a ABC que el objetivo de esta propuesta que se ha realizado a empresarios y sindicatos es mejorar la calidad en el empleo, aunque recuerda que ahora hay menos temporalidad que antes de la crisis. «La recuperación económica nos ha traído más estabilidad en el empleo. El 74% de los trabajadores tienen un contrato fijo frente al 68% de antes de la crisis», apuntó la ministra.

Desde CEOE, sin embargo, se oponen a incrementar el coste del despido de los trabajadores temporales. Fuentes de la patronal aseguran a ABC que las medidas que propone el Gobierno «no van a facilitar la creación de empleo ni van a reducir la dualidad» del mercado laboral entre temporales e indefinidos.

«Todo lo que sea aumentar los costes laborales es negativo. El objetivo debe ser la creación de empleo, y esto supone una marcha atrás en la reforma laboral», apuntan desde CEOE. La patronal presentará su propia propuesta en semanas, aunque lamentan que la oferta de Empleo «frena la competitividad» de las empresas.

La proyecto del Ministerio también incluye simplificar el número de contratos, a indefinido, temporal y formativo, desapareciendo el de prácticas y aprendizaje. «Esto es un juego de palabras, eso ya ocurre en la realidad», asevera a ABC el secretario de Empleo del PSOE, Toni Ferrer, quien además reclama eliminar las bonificaciones ya que no estimulan la contratación fija.

El secretario general de CC.OO. Unai Sordo, afirmó ayer que solo apoyará la simplificación de contratos planteada por el Gobierno si se garantiza la reducción de la temporalidad y la mejora de la contratación indefinida. Desde los sindicatos prefieren no realizar una valoración ahora, sino seguir estudiando la oferta del Ministerio de Empleo y anunciar su postura más adelante. CC.OO. y UGT marcaron una agenda conjunta hace dos semanas y presentarán una propuesta en común esta semana o la siguiente, apuntan fuentes sindicales. Como fuere, ambas centrales emitieron en octubre un comunicado conjunto en el que se oponían a los contratos temporales de indemnización creciente, ya que temían un «contrato único descausalizado». Sin embargo, la propuesta de Empleo refuerza la causalidad al suprimir los contratos de duración determinada a término y el del primer empleo joven.

Rechazo socialista

El PSOE tampoco ofrece visos para respaldar esta reforma laboral. «Esto se trata de un contrato temporal descausalizado de indemnización creciente inspirado en el contrato único de Ciudadanos. No creemos que haya que hacerlo así, sino que hay que combatir la temporalidad de raíz, con sanciones a empresas que abusen de la temporalidad», incide Ferrer.

El Tribunal de Justicia de la UE obligaba a compensar a una interina despedida y defendía que las indemnizaciones por extinciones objetivas entre fijos y temporales deberían ser iguales, uno de los objetivos de la propuesta del Gobierno. «Esta reforma no resuelve esta problemática. En el caso de un despido improcedente, la indemnización no son 20 días, sino 33 días, así que no iguala a temporales con indefinidos», incide Ferrer.

Las negociaciones continuarán durante las próximas semanas. CEOE advierte que la del Ministerio es una propuesta «inicial» y que habrá que trabajar en ella, por lo que se muestran esperanzados en el acuerdo final. El pulso entre agentes sociales, partidos políticos y Gobierno está abierto.