Kiko Oliva: «Ahora el reto es la permanencia»

Las chicas del Cádiz FSF celebran el ascenso a Primera División con el sueño de mantenerse por primera vez en la historia de la entidad gaditana

Actualizado:

El Cádiz ha subido a Primera División. El Cádiz de fútbol sala, el femenino de Kiko Oliva, el que mejor representa a esta ciudad en las categorías superiores. En una eliminatoria de infarto, las chicas aguantaron estoicas el arreón final en el pabellón del CD Orvina e hicieron valer la pequeña ventaja fraguada en la Mirandilla para lograr un éxito enorme, brutal para un club modesto.

La celebración tuvo lugar en el autobús de vuelta a la Tacita de Plata desde tierras navarras. Durante esas horas se acordaron de los duros momentos de una difícil temporada, del sacrificio de cada jugadora, de la lesión de rodilla de Bea y de qué se encontrarán la próxima temporada. Porque el técnico Kiko Oliva ya se ha marcado el siguiente reto: aunque esto sea Cádiz, no piensan ser una mera comparsa en la élite.

¿Cómo se encuentras horas después del ascenso a Primera?

–Pues muy contentos. Y esperando a esos movimientos que habrá que hacer, referente a temas económicos, para afrontar la próxima temporada. Porque el Cádiz FSF va a jugar en Primera, y eso no es nada fácil. Aunque hoy (por el domingo) seguimos saboreando el éxito deportivo, mañana ya nos pondremos manos a la obra.

Vaya sufrimiento en esos últimos minutos. Con ese 1-3 que se quedó finalmente en un 4-3 igual de válido.

–Ya dije que nos enfrentábamos al campeón del grupo del norte y que iba a ser muy duro. Es un equipo muy fuerte física y tácticamente. Quizás no tenga la calidad o el arte de las jugadores andaluzas, pero no me sorprendieron en absoluto. Con el 1-3 no deberíamos haber tenido más problemas, pero sabía que si nos metían rápido sufriríamos. Tenemos gente muy joven, ya estaban cansadas y el pabellón se nos echó encima.

-Bueno, así se saborea mejor.

–Hubiera querido mantener la diferencia y sufrir menos.

No partía este plantel con el objetivo del ascenso.

–El reto era mejorar la temporada pasada, en la cual tuvimos muchas complicaciones y acabamos séptimos. Teníamos la idea de acabar entre los cuatro primeros, pero nunca el ascenso porque hay jugadoras muy jóvenes. Sin embargo, hemos crecido partido a partido. Nos sentimos capaces de pelear por subir a Primera y a estas chicas hay que ponerles un monumento.

La ilusión de la juventud

¿Cuál es la clave?

-El trabajo y la ilusión que aporta la juventud. Han sido muy disciplinas, han entrenado fuerte superando muchas dificultades. Lesiones, exámenes, incluso mi baja al principio de la temporada. No hay ningún secreto.

Y es que al inicio del curso sufría un infarto. ¿Cómo se encuentra?

–Mis compañeros me dicen que si he aguantado esta final, es que me encuentro perfectamente (bromea).

¿Qué significa para el Cádiz FSF jugar la próxima campaña en la máxima categoría del fútbol sala nacional?

–De momento una responsabilidad. Porque llevar el nombre de Cádiz por toda España significa mucho, y no queremos ser una comparsa. Nuestro objetivo es lograr la permanencia por primera vez en nuestra historia. Aunque siempre hemos dado la cara, bajamos al año de subir.

¿En qué pensó cuando al fin lograron el ascenso en ese final tan intenso?

–Pues uno se tiene que acordar de las jugadoras y del club. A todos nos gustaría trabajar en mejores condiciones, pero hace lo que puede, y las niñas han hecho un trabajo enorme. También en la familia, que me permite seguir en esta locura, y en Bea, que se lesionó de la rodilla el pasado febrero y sabemos que lo ha pasado mal en estas circunstancias.

Y ahora ¿qué?

–Pues al margen de las visitas institucionales, ya tenemos en la cabeza el proyecto para la próxima temporada. Queremos mantener el bloque al completo pero sabemos que nos tocarán a jugadoras y hay algunas que quieren salir por motivos académicos. Dependemos mucho del tema económico y de esas perspectivas personales. Pero ese es el pan nuestro de cada día.