La afición más radical del Hamburgo llena de bengalas parte de la grada del estadio
La afición más radical del Hamburgo llena de bengalas parte de la grada del estadio - Twitter
Bundesliga

El reloj del Hamburgo se apaga

Se consuma el descenso del único equipo que había jugado siempre en la Bundesliga. Hubo altercados al término del partido

Actualizado:

El reloj se detiene en Hamburgo. A pesar de su victoria frente al Borussia Mönchengladbach, el equipo alemán no ha logrado la permanencia en la Bundesliga. Los «dinosaurios» descienden por primera vez en su historia y el crono en el estadio que hasta ahora marcaba la excepcionalidad del club, se apaga. Tras varias temporadas coqueteando con el descenso, la victoria del Wolfburgo le impide luchar por los playoff de permanencia y bajan de categoría directamente.

El Hamburgo era la única entidad que había permanecido en la Primera división alemana desde su creación en 1963. Tras varias temporadas coqueteando con perder la categoría, se ha consumado su descenso este sábado. Después de una temporada para olvidar, el equipo alemán se ha despedido de la Bundesliga en un final de partido convulso. El árbitro del encuentro se vio en la obligación de detener el encuentro cuando la hinchada ultra local arrojó bengalas al terreno de juego. Apenas quedaban unos minutos para el final, pero el 4-1 que le estaba endosando el Wolfburgo al Colonia confirmaba el peor de los presagios.

El reloj que marcaba el tiempo que llevaba el equipo en la Bundesliga
El reloj que marcaba el tiempo que llevaba el equipo en la Bundesliga

Con una Champions League, seis ligas alemanas y tres copas en su palmarés, el Hamburgo pierde hoy el récord que ostentaba con más orgullo. Los «dinosaurios», apodados precisamente así por su permanencia en Primera división durante toda su historia, ponen un oscuro broche final a su impecable trayectoria. El tercer equipo con más puntos de la Bundesliga y el cuarto con más victorias jugará en la 2 Bundesliga la temporada que viene. La década negra que estaba viviendo el club ha tenido el peor final posible.

Su despedida de la categoría, además, ha venido a confirmar las difíciles relaciones entre el equipo y la afición esta temporada. «Antes de que se apague el reloj, os cazaremos por la ciudad». Con esta pancarta amenzaron a la plantilla los más radicales hace apenas unos meses. Hoy, esta parte de la afición incendió -literalmente- el Volksparkstadion. Un triste final en la Bundesliga para quien más temporadas había competido en ella. 54 años, 261 después y 36 minutos después, el reloj del Hamburgo se apaga.