Miembros de la plataforma Barcelona con la selección
Miembros de la plataforma Barcelona con la selección - INÉS BAUCELLS
Fútbol

El juicio por agresiones a miembros de «Barcelona con la selección» ya tiene fecha, el 4 de junio

La Fiscalía ha pedido penas de hasta tres años de prisión para los cinco acusados de los altercados de junio de 2016

BarcelonaActualizado:

El juicio por la agresión que recibieron dos miembros de la Plataforma Barcelona con la Selección el pasado mes de junio de 2016 ya tiene fecha de celebración. Será el 4 de junio de 2018, dentro de medio año, cuando se dilucide las penas que recibirán los presuntos agresores de Ruth y Maria Rosa mientras promovían un acto para apoyar a la selección española de fútbol. El juicio oral, que se iniciará el mencionado 4 de junio, se alargará hasta el 11 del mismo mes con la fase de conclusiones.

La Fiscalía ha solicitado hasta tres años de prisión para los cinco acusados, presuntos miembros del grupo radical «Desperdicis» por la agresión a las dos miembros de la plataforma proselección española y producir daños materiales en la carpa que tenían instalada. Según afirman desde Barcelona con la selección, «dicho grupo radical está compuesto por gente relacionadas con el movimiento red-skin, y se caracterizan por sus ideas de independentismo revolucionario y anarquismo violento».

Según Fiscalía, los acusados atacaron en una «expresión violenta de la animadversión y rechazo que profesan a personas que no comparten su ideología, y particularmente a todo aquello que pueda simbolizar o representar lo español o la unidad de España». En este sentido, desde la plataforma se considera que «atacaron la carpa premeditadamente, por lucir la bandera de España y de Cataluña, y propiciaron gritos tales como: «Putas españolas, fuera de aquí, os vamos a matar».

Los incidentes no acabaron ese día y Barcelona con la Selección desvela que siguen recibiendo la animadversión de algunas personas que no comparten su simpatía por los colores de España. Ruth, una de las agredidas, explica que «seguimos sufriendo insultos por parte de transeúntes que pasan por delante de la carpa, propiciando palabras de desprecio y odio» y añade que «estos mismos, odian la bandera de su propio país e incluso alguno hasta la señera, prueba de ello es que abanderan la estelada». Maria Rosa puntualiza que tuvo que retirar la bandera española de su balcón porque le tiraron huevos y otros objetos. Ambas coinciden en que «estamos apenadas por el odio que una minoría siente hacia todo lo relacionado con España, sobre todo nos sorprende en nuestro caso que no es político sino deportivo, pero deseamos y tenemos la esperanza en que se recupere la cordura y vivamos en una sociedad de paz y harmonía».