Fútbol

Cesc se reivindica a base de goles

Tras no jugar apenas en la Premier League, hizo doblete en la Copa de la Liga ante el Leicester

Cesc se reivindica a base de goles

Cesc Fábregas lleva esperando desde el inicio de la temporada una oportunidad de demostrar que aún puede ser ese jugador que deslumbró en el Arsenal, fue importante en el Barcelona -aunque sin llegar al nivel alcanzado con los «gunners»- y volvió a Inglaterra para recuperar su mejor versión. El Chelsea, rival de su ex equipo en las islas, le recibió con los brazos abiertos y con José Mourinho mostró su capacidad para llevar la manija del juego de un grande inglés.

Sin embargo, la historia ha cambiado con el nuevo inquilino del banquillo «blue»: Antonio Conte. La preferencia por hombres de músculo en el centro del campo, representada en los nombres de Kanté y Matic, le ha relegado a un rol desconocido para él. Ahora sale desde el banquillo, tratando de desatascar un juego que con los medios que presenta el italiano suele tender a plomizo. Una situación que le hizo perder, al menos momentáneamente, su hueco en la selección española.

Sin duda, francés y serbio son dos jugadores de primer nivel que cumplen la función que les encomienda su entrenador como pocos. Pero no es menos cierto que, con esa disposición, el Chelsea queda a merced de los chispazos de Hazard, los chuts lejanos de Willian y lo que Diego Costa pueda rascar pegándose con las defensas rivales. Y es el brasileño el que más le echa en falta. Fábregas era para él lo que Koke fue en el Atlético de Madrid: un hombre que le ponía el balón justo donde deseaba, al espacio preciso para que el hispano-brasileño partiera en ventaja.

Olvidado en Premier

En la Premier, su contribución se ha reducido a 35 minutos de juego en cinco partidos, poco para un jugador de su calidad. Pero su momento llegó anoche, en la Copa de la Liga. Lo primero que quiso fue mostrar que aquellos que dudan de su capacidad física y de que ese es el motivo de su prolongada suplencia están equivocados: el encuentro ante el Leicester se fue a la prórroga, y ahí apareció Fábregas para anotar un doblete que puso el 2-4 final. 92 intensos minutos de juego después, el español enmudecía al King Power Stadium. Antes, había sumado una asistencia de gol en la primera parte.

Y, como había ocurrido en esos ratitos ligueros, el juego del equipo enseñó matices distintos cuando el esférico pasaba por sus botas, mucho más finos a los de los momentos en los que no está presente sobre el tapete. Tuvo tiempo, incluso, de mandar un recado a ciertos sectores de la prensa muy críticos con él: «Esperamos que esto haga callar a un par de periodistas, a algunos diarios, a algunos que están hablando basura todo el tiempo y que les haga centrarse en lo importante, la victoria del Chelsea».

Ahora, la pelota está en el tejado de Conte. Justo en la previa del anterior partido de Premier, admitió estar encantado con el comportamiento de Fábregas y su mejora en aspectos defensivos. Tras el duelo copero ante el vigente campeón inglés y los rumores de que su destino está cerca de LaLiga -se habla de Sevilla y Valencia-, Cesc ha mostrado todo el repertorio que pone a disposición del entrenador italiano. En su mano está aprovecharlo o dejar que sea otro el que disfrute de las virtudes y defectos del catalán.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios