El Sevilla FC celebra uno de los goles ante el Cádiz CF.
El Sevilla FC celebra uno de los goles ante el Cádiz CF.
CÁDIZ CF

La pizarra del Cádiz CF-Sevilla FC: Un adversario con sello de ‘Champions’

El equipo sevillista demostró en la primera parte ante el Cádiz CF que la diferencia de categoría es notable
Por  16:12 h.

La racha del Cádiz CF llegó a su fin. No perdía el equipo de Álvaro Cervera en competición oficial desde el martes 24 de octubre (el último tropiezo liguero llegó tres días antes en El Alcoraz ante el Huesca), día en el que el Real Betis teóricamente encarriló la eliminatoria de 1/16 de final de la Copa del Rey en el Ramón de Carranza con el 1-2.

Desde entonces, la escuadra cadista había acumulado ocho victorias consecutivas (siete en la Liga y la sonada en Copa en el Benito Villamarín), flanqueadas con dos empates ligueros ante Rayo y Tenerife. Hasta que este miércoles llegó el Sevilla FC para vencer en la Tacita de Plata en la primera cita de 2018. El resultado: 0-2. Pero aún había vuelta. En Heliópolis lo saben bastante bien.

1. La diferencia de categoría

Ésta fue más que notable entre los titulares sevillistas y muchos de los teóricos suplentes cadistas. Sobre todo en el primer tiempo. El Sevilla FC hizo mucho daño al Cádiz CF por sus bandas, con Nolito y Jesús Navas superando a Rober Correa y Brian, que ayer se las vieron y desearon ante dos futbolistas que han sido internacionales con España y han jugado también en la Premier.

Pero no sólo por sus bandas. El gran problema lo tuvo el equipo de Cervera en el centro del campo. Ahí hizo y deshizo a su antojo Banega, uno de esos futbolistas de un nivel supremo que cuando está fino marca las diferencias. No hubo color.
El entrenador del Cádiz CF lo reconoció en la rueda de prensa posterior al encuentro: no supo frenar ese potencial del la escuadra de Nervión.

2. Salvi y Álvaro García son determinantes en este Cádiz CF

Lo mejor que puede pasar es que pase pronto el mercado de invierno no vaya a ser que a alguien se le ocurra pagar la cláusula de rescisión de Salvi y Álvaro García.

El Cádiz CF fue otro cuando ellos entraron en la segunda parte, coincidiendo con la bajada de ritmo del Sevilla FC. Aportan velocidad, desequilibrio, empuje y vértigo, y compañeros como Álex lo agradecen enormemente. El equipo del debutante Vincenzo Montella lo sufrió en sus propias carnes y casi se va al Sánchez Pizjuán con un resultado más apretado.

Es evidente que Cervera necesitaba dar descanso a sus dos alas de cara a la cita fundamental ante el Granada de este sábado. Por eso jugaron Moha y Aitor, que esta vez no estuvieron tan finos como en el Benito Villamarín.

3. Once metros pueden cambiarlo todo

El Cádiz CF, que sigue desacertado desde los once metros, tuvo una oportunidad de oro en la recta final para ‘engancharse’ a la eliminatoria. Bien es cierto que remontar un 1-2 en el Sánchez Pizjuán no es una tarea sencilla para nadie, pero tampoco se esperaba la gesta en el Benito Villamarín y sucedió.

Ahora, con 0-2, la hazaña es aún más complicada frente a un equipo de ‘Champions’ que se toma la Copa del Rey muy en serio porque los cuartos de final están a la vuelta de la esquina.

Salvi, al que derribó Sergio Rico en el interior del área, se topó con el gran guardameta sevillista (por algo es internacional) y con el palo. Y puede que esa jugada valga su peso en oro. La semana que viene se sabrá.

Al final, los modestos tienen que trabajar el doble para conseguir sus éxitos. Es la ley del más fuerte. Pese a todo, la actuación de este Cádiz CF en esta Copa del Rey es digna de elogio.